Esvástica

Tesoros del Museo Británico
 

Introducción

La esvástica es posiblemente el símbolo identitario más dañado de los que podemos encontrar. Es el icono por excelencia de la barbarie y el totalitarismo y lamentablemente se asocia a una época determinada en la que el símbolo significa guerra, asesinato y muerte. 

Pero muy por encima de esa equivalencia que hacemos, la esvástica es un dibujo ancestral que fue reproducido una y otra vez en diferentes continentes pero con significados muy parecidos.

La esvástica no fue ni es, propiedad de Hitler, fue el de muchas civilizaciones que contemplaron en una simple forma un significado esotérico y místico que fue degradado por las acciones en el s.XX de un personaje ruin, despiadado y desalmado.

Por tanto, demos a la esvástica el lugar que merece para eliminar de la memoria occidental una asociación injusta.

 

Orígen

Tesoros del Museo Británico
 

La esvástica es un símbolo ancestral, del que se tiene constancia desde hace más de 6500 años. La etimología de la palabra es sánscrita y se traduciría como "Buena suerte", "Éxito" o "Prosperidad". Fue usada en el imperio persa, pero también y de forma muy usual en Asia, donde adquiere una connotación mística, de buen augurio. 

Así pues, a pesar de que los trazos del símbolo son extremadamente simples, la forma o disposición indicaba una cosa u otra, es decir, la esvástica podía girar hacia la izquierda (Levógira) o hacia la derecha (Dextrógira). 

Según cada cultura, el símbolo adquirió connotaciones diferentes, para los partos, la esvástica podía representar una cifra numérica mientras que para los hindúes su giro representaba la reencarnación o el movimiento solar en un ciclo infinito, incluido como icono en una de la manos del Dios Visnú.

Con el paso de los siglos, el símbolo fue adaptándose a otras civilizaciones, incluyéndose variaciones en el aspecto pero representando esencialmente lo mismo.

Griegos, romanos, hindús, partos, chinos...compartieron la grafía, bien como decoración, como carácter en el alfabeto  o con una connotación sagrada pero sorprende que todas las civilizaciones lo utilizaran de alguna u otra forma y cuando digo todas, digo todas. 

Se tiene constancia de su uso en el Neolítico, desde Oriente a Occidente, siendo particularmente asociadas en las épocas más primitivas a las figuras o deidades femeninas, donde hallamos el símbolo formando parte del cuerpo, la cara, la indumentaria o la decoración. Entiéndase por tanto que la esvástica podía adquirir un significado de principio y fin, el ying o el yang o incluso lo femenino y lo másculino, ya que el círculo o la espiral tiende a ser una simbología femenina en contraposición a la figura erecta del falo.

 

Tesoros del Museo Británico
 

Los griegos tal y como contemplamos en las dos imágenes superiores las incluyeron como decoración en vasijas y cráteras, recordando a lo que posteriormente serían las cenefas helenas. Como curiosidad, añado que la denominación de cruz gamada a la esvástica, proviene de la semejanza de éste con la mayúscula de la letra del alfabeto griego "Gamma"  Γ 

Como no podía ser de otra forma los romanos las adaptaron también como icono en muchos y muy variados elementos decorativos. El icono suelto, sin unión a nada, fue usado por los romanos en elementos como platos o fíbulas decorativas como muestra la siguiente imagen. 

 
Tesoros del Museo Británico
 

Asimismo, la esvástica se usó unida a otras como cenefas que formaban parte de los mosaicos, creando una geometría ideónea para la pavimentación de suelos o murales decorativos.

Tesoros del Museo Británico
 

El triskei sería otro tipo de esvásticas pero de tres aspas o piernas que se encuentran como iconos antiguos, actualmente es fácilmente reconocible pues en algunos lugares como la isla de Sicilia, la trinacria forma parte de su propia bandera.

Por tanto, decir que la esvástica es un símbolo Hitleriano, es como decir que el círculo es un invento del compás, la esvástica es la síntesis de lo sagrado, del movimiento, del ciclo solar e incluso se plantea que sea el movimiento de un cometa tal y como es contemplado desde los antiguos. 

La esvástica es la unión de lo femenino, es símbolo de nacimiento y muerte, es una grafía, un número, una cenefa, un elemento decorativo, una representación de los dioses ... es la representación del todo.

Hitler lo usó, sí, cierto, tan cierto como que era un obseso de lo místico y tan certero como que cogió todo lo antiguo de culturas como la romana para dotar de una legitimidad ancestral a sus planes de conquista y terror, aun así, la personalidad de esa oscura época no debe copar ni empañar el verdadero significado de la esvástica.

Su reproducción, prohibida hoy en día, rememora la peor pero no lo ancestral del símbolo, ojalá los siglos permitan quitarle de sus brazos cualquier connato nazi, por justicia.

 

Mireia Gallego

Mayo 2016