Demeter

Demeter era una de las diosas más veneradas debido a su condición de protectora de la agricultura y de las cosechas, ella era hermana de Zeus pues era hija de los Titanes Cronos y Rea.

Demeter tenía una hija de nombre Perséfone, ésta fue raptada por el señor de los infiernos el Dios Hades. Demeter debido a la pena por la ausencia de su amada hija dejó de dar cosechas a los hombres, cuando la situación llegó a ser insostenible, Zeus intercedió para que Hades la devolviera al Olimpo, pero éste se negó, así que finalmente se llegó a un pacto por el cual Perséfone pasaría gran parte del año con su madre, pero durante 4 meses viviría con Hades en el Averno. Es la explicación que ofrecían los griegos a la escasez de cosecha durante los períodos invernales, es decir durante esos meses Demeter lloraba (lluvia) desconsoladamente la ausencia de su hija e imposibilitaba las cosechas por el frío, mientras que cuando llegaba la primavera su hija regresaba a su lado y Demeter ofrecía a los hombres el grano del año, debido a la felicidad de su regreso.

Demeter y Perséfone fueron muy veneradas en el Helade y en la Magna Grecia, así mismo cada año se celebraban los misterios de Eleúsis, donde mediante ritos de iniciación los efebos y los agricultores se purificaban, los sacerdotes oraban a la diosa y se aseguraban las cosechas del año.