Pula

 

Introducción

Croacia es de esos destinos que uno no debe perderse, sus ciudades de tejados anaranjados están orientados al Adriático en una simbiosis casi perfecta, el mar, el azul del cielo y sus cristalinas aguas dan infinidad de oportunidades de ocio al visitante, pero aunque el turismo de playa es el principal recurso del país, lo cierto es que Croacia posee muchas de las joyas arquitectónicas más relevantes del mundo romano. Splitz sería una de ellas con el Palacio de Diocleciano pero otra de las más relevantes por ubicación y restos es sin duda la ciudad de Pula.

Pula se localiza en la Península de Istria, al Noroeste de la costa Croata, esta situación limítrofe con Slovenja e Italia, es de suma importancia ya que permitía el trasiego de mercancías entre el imperio y las ciudades del Sur y del Este, es este el motivo por el que Pula fue romanizada ya en el s.II a.C debido a las múltiples posibilidades estratégicas y comerciales que permitían su exclusiva ubicación.

Durante la época de finales de la República, Pula ya era un importante puerto mediterraneo, Julio César y Casio Longino habían propiciado su conversión en colonia creciendo exponencialmente como puerto marítimo. No obstante, la delicada situación política de Roma enfrentada en una guerra civil y posteriormente administrada por Julio César hizo que muchos de los detractores del mismo César lograran aunar apoyos en las colonias o municipios que habían gobernado. Pula fue uno de estos casos, tras el asesinato en el 44 a.C se posicionó del lado de uno de los asesinos, de la familia de los Casio con los que tenían fuertes lazos políticos.

Octavio tras perseguir y vencer a los ejecutores del crimen de César, castigó ferozmente a aquéllos que habían dado su apoyo logístico, destruyendo prácticamente la ciudad hasta sus cimientos. Octavio era muy hábil, sabía que no podía ceder Pula y que debía ganarse su apoyo, más si cabe teniendo en cuenta la débil situación política de Roma, así que en un audaz giro, argumentando ser éste un deseo de su hermana, la volvió a construir permanenciendo muchos de sus edificios en pie hoy en día. Su nombre Colonia Pietas Iulia Pola Pollentia Herculanea.

A lo largo del periodo imperial, Pula fue creciendo y su relevancia comercial y estratégica fue en aumento, de los cimientos del primer anfiteatro construído en madera por Augusto, se pasó a las grandes construcciones de época Flavia que aun son visibles. Recorrer sus calles te traslada a lo más profundo de la romanización y te dimensiona la importancia del legado cultural que pasa a ser su máximo valuarte.

 

Los restos  

El Templo de Augusto

 

Simplemente echando un vistazo a la imagen aérea son visibles varias cosas, el aspecto circular de las calles con su delimitación definida por las puertas de entrada a la ciudad, el promontorio central y la arena de Pula extramuros. Asimismo una plaza con orientación al mar, casi en el extremo marca el inicio de nuestra andadura romana. Marcado en rojo se halla lo que antiguamente fue el Foro Romano de la ciudad y dónde se halla una de las primeras joyas de la arquitectura romana en Pula.

El Templo de Augusto se localiza junto al Ayuntamiento actual, construído en la era de Augusto estaba consagrada tanto a él como a la Diosa Roma. El aspecto con el que se cuenta actualmente es el fruto de muchas modificaciones y usos posteriores incluyendo una rehabilitación completa después de los bombardeos durante la Segunda guerra mundial que lo dejó muy dañado. 

A pesar de ello, el templo se nos presenta elegante y muy majestuoso conservándo casi todos los elementos esenciales de la arquitectura del s.I. Se sabe que se construyó durante el imperio de Augusto por la frase conmemorativa que reza en la inscripción:

ROMAE · ET · AUGUSTO · CAESARI · DIVI · F · PATRI · PATRIAE

Roma y Augusto César, divino hijo, padre de la Patria

El templo está situado sobre un podio rectangular con una escalinata central que da paso a una pronaos con 6 columnas de más de 8 metros de altura, sus capiteles son de estilo corintio con hojas de acanto, soportando un arquitrabe de tres platabandas. Sobre este arquitrabe encontraríamos una cornisa y frontón elegante y finamente tallado. 

La pronaos da paso a la cella del Templo, dentro se pueden hallar actualmente algunas esculturas, aunque en su momento se localizarían presumiblemente las del emperador y la Diosa Roma.

La pared externa posterior al templo están rematadas por dos pilastras adosadas al muro para embellecer sus contornos.

Se cree que este Templo formaba parte de un grupo de 3, ya que se ha localizado la pared de un segundo Templo seguramente consagrado a Diana en la estructura del Palacio Comunal.

 

Arco de los Sergios

 

En las provincias y en la misma Roma era muy comun que las personalidades más importantes de la ciudad, es decir comerciantes o políticos dedicaran una importante y generosa partida de dinero a embellecer la ciudad con arcos, esculturas o edificios de ocio. En el caso de Pula, existía una familia dedicada a la política que financió la construcción de un arco conmemorativo muy cercano a la puerta aurea y a las murallas defensivas en conmemoración al servicio público de tres hermanos de la familia, aunque seamos sinceros parece mucho más un acto propagandístico.

Los Sergios entre los años 27 y 29 a.C mandaron construir este arco de gran belleza con un vano central decorado en su interior con relieves de uvas y motivos naturales.

El frontal estaba decorado con 4 columnas adosadas al muro sobre sillares, con fustes estriados y capiteles corintios.Sobre estas un arquitrabe y un ático a dos profundidades que seguramente estarían rematadas por estatuas.

 

Puerta de Hércules

 

A pesar de que las torres que la custodian sean posiblemente medievales, tanto la puerta como la muralla perimetral son de origen romano. Esta puerta es una de muchas que limitan o dan acceso al interior de la ciudad. Esta en concreto es conocida por la efigie de Hércules que hay sobre ella aunque es prácticamente imperceptible por el desgaste del tiempo. Es en esta zona donde se hallan también las inscripciones de los nombres de L.Calpurnio Piso y Cayo Casio Longino que de alguna manera establecen la fundación de la ciudad en la época de la administración de César.

 

 

Puertas gemelas

Puertas gemelas Pula
 

Las puertas gemelas son otro de los accesos a la ciudad. Estas monumentales entradas de piedra siguen un patrón parecido a las que se localizan en Verona, con la diferencia que éstas últimas preservan las arcadas de los pisos superiores y las de Pula no.


Porta Iova (Verona)

 

La arquitectura consta de dos vanos iguales con tres columnas de capiteles corintios rematado con arquitrabe decorativo. Estas puertas eran funcionales pero estaban decoradas según la época y la relevancia de la urbe, a diferencia de la de Hércules, más antigua y simple, ésta estaba rematada más elegantemente ya que se trata de una construcción entre los siglos II y III.

 

Anfiteatro 

 

El plato fuerte y los restos romanos más relevantes de la ciudad de Pula son sin duda los que pertenecen a su anfiteatro.

La arena de Pula es en sí mimo una inmesa estructura que nos habla de la importancia del ocio en las provincias romanas y la necesidad de dotar de esta clase de edificios a una población fielmente romanizada. Antes de admirar esta mole de piedra, los habitantes de Pula disfrutaron de un anfiteatro construído por Augusto en madera y convertido en piedra posteriormente durante el imperio de Claudio, pero no fue hasta la llegada de Vespasiano cuando el anfiteatro fue remodelado adquiriendo el aspecto que podemos contemplar. Es decir, la arena de Pula es hermano del Coliseo de Roma en cuanto a época y estilo.

 

 

Se utilizó la piedra caliza local, y se construyeron 3 pisos de 30 metros en la cara que da al mar y aprovechando el desnivel dos pisos en la cara opuesta, contándose hasta 72 arcos y 64 arcos adintelados, es decir sin curvaturas. La arena tenía una planta elíptica de más de 67 metros y sus gradas podían albergar hasta 20.000 personas por las que se accedían mediante sus 40 escalones. La fachada exterior se remataron con 4 torres que no sólo daban resistencia a la estructura sino que permitían albergar depósitos de agua para el abastecimiento de los asistentes.

Se completa con una serie de pasadizos bajo las gradas y la arena que servían como acceso de los gladiadores y algunas estancias como almacenes de material.

 

 

El anfiteatro se localizaba fuera de los muros de la ciudad con unas espectaculares vistas al Adriático y aprovechando los desniveles de una orografía desigual, actualmente en sus laberínticos pasadizos se pueden contemplar los restos de vasijas y herramientas agrícolas usadas para la comercialización de primeras materias como el vino o el aceite.

Su magnífico estado de conservación lo encumbra como uno de los mejores anfiteatros romanos del mundo.

 

Teatro pequeño de Pula

Parece ser que Pula contó con dos teatros, uno más grande situado como el anfiteatro fuera de la ciudad pero en el lado opuesto (en el Monte Zaro) del que no se conservan restos y otro dentro de la ciudad sobre la colina central donde se halla la fortaleza. Este pequeño teatro con vistas privilegiadas, preserva parte de la cavea y de la orquesta no así el frente escénico del que casi no se localizan restos.

 

Mosaico el castigo de Dirce

 

A veces hay desgracias que accidentalmente ofrecen sorpresas. Eso es lo que pasó cuando durante la Segunda guerra Mundial Pula fue bomardeada. Los edificios adyacentes a la Capilla de Santa María Formosa sacaron a la luz una serie de mosaicos que formarían parte de una villa residencial romana muy probablemente de los s.III. A parte de los mosaicos de motivos y elementos naturales o geométricos apareció un motivo central que representaba con gran calidad y precisión el castigo de Dirce en una escena mitológica con Anfión y Zeto, justo cuando esta es atada a un toro que la arrastrará hasta su muerte.

 
 

Conclusión

Me resulta muy difícil explicaros lo que se siente en Croacia, hay que vivirlo, es como una mezcla de respetuoso silencio y renovadas esperanzas. Pula ha soportado estoicamente el paso del tiempo tras cruentas guerras y conflictos etnicos y religiosos. Razón que justifica el visitar ese legado único y universal que ha sabido resistir los embistes de épocas duras que forman parte del pasado. Con visos a un prometedor futuro, visitadla y contemplad su historia, su gente, sus nuevas ilusiones.

 

Mireia Gallego

Diciembre 2016