Eurípides

Aunque no se sabe a ciencia cierta el año y el lugar de nacimiento, se cree que fue en Salamina en el 480 a.c., tampoco se conocen si sus orígenes fueron en el seno de una familia aristócrata o por el contrario de una familia más humilde, no obstante lo que sí es cierto es que tuvo una buena educación, y fue cultivado en las diferentes artes. Aunque destacó como escritor de tragedias se interesó por otras materias como la filosofía.

Antiguamente, para darse a conocer, los diversos autores presentaban sus obras en concursos populares, de esta manera destacaban las nuevas figuras en las diferentes materias. Eurípides, ganó varios de esos concursos, aunque le fue difícil competir directamente con el talento de Sófocles por ejemplo que lo ganó hasta en 20 ocasiones.

De hecho Eurípides, no es que fuera "peor" que Sófocles o Esquilo, ni mucho menos, sólo que su estilo de entender el drama era significativamente diferente a los demás. Si hasta el momento los autores habían escrito obras con lenguajes cultivados y con tramas que evocaban las grandes hazañas de héroes legendarios y Dioses ensalzando sus virtudes, Eurípides se consagró como el autor trágico popular por excelencia, es decir, su lenguaje era el que manejaba la plebe, el que se hablaba por la calle, y sus temas aunque también mitológicos, fueron expresados de una manera muy cercana y sin grandes florituras, los comportamientos eran humanos y el vocabulario sencillo. Fue por eso, que sufrió las críticas de sus contemporáneos, por eso y por la construcción técnica de sus obras, en algunas ocasiones utilizaba recursos como las introducciones de narradores que explicaban la trama de la obra casi antes de que se desarrollara, o el uso de melodías corales que era extensas y reiterativas. No obstante, sus obras son de una calidad excepcional.

Obras como Los cíclopes, Medea, Las Troyanas, Helena, las Bacantes, Andrómaca, Las Suplicantes, Electra, Hipólito... reflejan su interés por el mito pero acercado al pueblo, Medea es quizás su obra cumbre y más madura.

Eurípides murió en el 406 a.c en Macedonia, ya que unos años antes había dejado Atenas. Fué el tercer gran poeta trágico de su época y su obra forma parte de los grandes de la historia clásica.