Italica

 
 

Introducción

Escasos 13 Km separan el centro de Sevilla con la localidad de Santiponce. La población, salpicada de casas encaladas de apenas dos pisos, siguen la metodología arquitectónica andaluza repleta de encanto y atractivo, no obstante más allá de su aspecto turístico, Santiponce esconde y atesora uno de los yacimientos más importantes de la Hispania Romana, la ciudad que vio nacer a tres emperadores romanos, Itálica.

A pesar que los restos de Santiponce siguen siendo provincia de Sevilla por su ubicación, no hay que confundirla con la ciudad de Hispalis, ya que esta última, fundada con posterioridad, si se localizaría en el centro urbano de Sevilla, mientras que Itálica, sería una hermosa ciudad para las familias más reputadas y adineradas, con plena independencia urbanística de la propia Hispalis.

Su cercanía al Guadalquivir, y a las riberas que se aprovechan de sus aguas caudalosas, permiten entender perfectamente su ubicación, ya que la red de abastecimiento hídrico estaba plenamente garantizado. 

Pero empezemos por el principio... Tras la batalla de Ilipa (206 a.C) que enfrentó las tropas romanas de Escipión contra los soldados cartagineses, el general romano asentó a sus soldados heridos en la zona habitada por los Turdetanos, su ocupación militar permitió crear un asentamiento permanente al que llamó Itálica, convirtiéndose así en la primera ciudad romana de Hispania. 

Escipión con su estrategia, permitió que la ciudad fuera siendo romanizada paulatinamente mientras él retornaba a Roma para celebrar sus triunfos. Durante los años venideros, la ciudad fue creciendo exponencialmente en demografía y en extensión, convirtiéndose en la primera de muchas colonias romanas en las inmediaciones del curso del Guadalquivir. 

Aunque ser la primera de todas no le dotó de distinciones especiales, si que supo aprovechar sus posicionamientos políticos respecto a Roma para alcanzar el estatus que hasta ese momento no se le había otorgado. Así su clara inclinación a los postulados de César, al que conocían bien debido a su periodo de cuestor de la Hispania, en detrimento de los de Pompeyo, les aseguró el estatus de Municipium civium romanorum.  Ya en época imperial, durante la época Augusta, Itálica sufrió un proceso de ampliación y remodelación, siendo construídas las murallas defensivas, el acueducto y muy posiblemente el teatro. 

Podemos gozar de un orgullo inmenso al decir que tres emperadores de Roma han sido hispanos nacidos en Italica, y no sólo eso sino que dos de ellos han sido considerados como dos de los mejores en lo referente a la gestión del imperio, nada más y nada menos que hablamos de Trajano y Adriano. Dejadme que con ironÍa puntualice, que desde entonces ya no han habido políticos que hayan estado a la altura de las expectativas y que deben ser de los pocos gestores políticos de los que nos podemos sentir orgullosos colectivamente :P

El apoyo político que varios senadores de orígen Hispano profirieron a Trajano para su ascenso, benefició de alguna forma a que tanto éste como Adriano, invirtieran partidas importantes en la reestructuración y ampliación de los edificios públicos, algunos incluso de nueva factoría como fue el caso del Anfiteatro. A pesar que esta fue la época de mayor auge de la urbe, la ciudad logró resistir las embestidas bárbaras de los siglos posteriores, hasta el punto que estuvo habitada y en uso hasta el s.XII, época en que finalmente la población se desplaza hacia la zona que hoy comprende el centro de Santiponce.

Restos arqueológicos

Los restos son numerosos y comprenden los restos arqueológicos recogidos en el yacimiento y los que son visitables en el museo arqueológico de Sevilla.

Aun así intentaré haceros un pequeño recorrido por aquéllos más emblemáticos.

 

Traianeum

El Traianeum, sería el templo consagrado al emperador Trajano, ordenado construir por su sucesor Adriano para el culto imperial. 


Reproducción de la escultura de Trajano
 

Imagen aerea del Traianeum
 

A pesar que su estado de conservación es más que deficiente debido al expolio al que fue sometido, lo cierto es que por las dimensiones dan una idea aproximada de la relevancia de la ciudad y del interés manifiesto en promulgar el culto a su dinastía. Construído en la zona más alta de la ciudad, se trataba de una área rectangular de 86 x 56 metros, perimetrado por 100 columnas (30 en los lados más largos y 20 en los lados cortos). En el centro estaría situado el templo del divino Trajano, sobre un elevado podio con escalinata, de estilo octástilo (8 columnas) y períptero (rodeado por columnas). Asimismo, el pórtico se completaba con una seriación de exedras rectangulares y semicirculares que albergaban figuras y estatuas decorativas.

 

Traianeum (se observa su elevación del terreno y sus dimensiones)

Murallas

La datación de los pocos restos de las murallas que han quedado en Itálica pertenecen a tres periodos diferentes y con motivaciones distintas. La primera está datada en época de Augusto confeccionado en hormigón y seguramente más delimitadora que defensiva, una segunda ampliación se dio en época de Adriano en que se incrementó hasta los 3000 metros y se reforzaron a metro y medio de grosor y una tercera en el s.VI en que se reforzaron debido al enfrentamiento de Leovigildo con su hijo.

A pesar de la gran extensión que alcanzó, únicamente se preservan unos pocos restos en el area del Teatro y del anfiteatro, en la que la que son parcialmente visibles los restos de un torreón.

 

Termas

Las termas como ya hemos comentado en multitud de ocasiones, son los complejos de ocio que con más asiduidad se localizan en las ciudades romanas. En Itálica existen dos, las menores que se hayan en la zona urbana de la actual Santiponce, en la c/ Trajano, y las mayores que se localizan en el extremo occidental del área excavada.

Las termas menores se datarían en época de Trajano y ocupan una extensión de 1500 m2 aproximadamente, aunque a fecha de hoy se contemplan las diferenciaciones de salas de temperatura, hay una zona de muros que quedaría bajo los edificios actuales. Es más que posible que se situaran en el área del foro de Trajano donde estarían ubicados los edificios administrativos.


Termas menores
 

Las termas mayores, se construyeron durante las ampliaciones que llevó a cabo Adriano. Mucho más extensas, más de 30.000 m2, son más didácticas en cuanto a descripción del complejo, ya que es visible casi la totalidad de la estructura de distribución de las estancias: La entrada que da paso a diferentes salas de administración y mantenimiento, la piscina, los pasillos hacia las salas térmicas y la palestra.

Otras salas adyacentes, de las que se desconocen su uso, fueron previsiblemente destinadas al almacenamiento de los materiales. 
 

 

Acueducto

Se sabe de dos tramos diferentes construídos en diferentes épocas, uno que proviene del Guadiamar y que fue construído por Augusto y un segundo tramo que debido a las necesidades de la nueva ciudad de Itálica fue construído por Adriano desde las Fuentes de Tejada.

Cerca de 37 Km de acueductos abastecieron de agua la ciudad, tramos que parcialmente son visibles durante su recorrido, mientras que otros quedan enterrados debido a la orografía del terreno.

 

Casa de la Exedra (Collegium)

 

Construído en época de Adriano, este es un edificio singular en muchos aspectos. A pesar que es considerado como una propiedad privada, parecida a una villa, lo cierto es que se correspondería con un edificio destinado a algún tipo de colectivo social, bien sea un collegium, una entidad organizativa, etc...
A través del vestíbulo se accede a un peristilo de donde parten las estancias, hasta ahí parecería una villa al uso, pero dispone de una palestra alargada y de un pequeño complejo termal al fondo. 

 

Casa de los pájaros

Esta preciosa casa sigue el patrón de construcción romano del s.II, al igual que el collegium de la Exedra, los espacios giran entorno a un peristilo central decorado con columnas corintias y con una preciosa fuente que dispone de un sistema de almacenamiento pluvial, tras este peristilo, se situaría la estancia más grande de la villa, el triclinium, a ambos lados de éste y contiguos a sus muros, dos pequeños jardines columnados que dan paso a las habitaciones principales. Al igual que muchas otras villas, colindantes a la entrada de la villa se situarían las tiendas de panaderos, o vendedores de productos (tabernae).

Varios mosaicos decoran las habitaciones de la villa, siendo uno de ellos el que da nombre a la casa, profusamente decorado con diferentes tipos de pájaros.

Casa de Neptuno

 

Entre el collegium de la Exedra y la Casa de los pájaros, hallamos la casa de Neptuno, nombre recibido por uno de los mosaicos de la villa. 

Al igual que nos ocurre con la de la Exedra, no está muy claro si se trata de una villa privada o de un recinto donde se albergaba algún tipo de organización, mucho más probable que fuera esta segunda opción. Esta villa dispone de unas termas privadas, (en la imagen se observa la disposición del hipocausto, y la zona abovedada) y junto a ellas el famoso mosaico de opus signinum que representa la figura de Neptuno junto con animales y personajes mitológicos marinos.

Las dimensiones del conjunto se aproximan a los 6000 m2, ocupando una manzana entera y duplicando tanto de ancho como de largo las dimensiones de la casa de los pájaros.

Otros 5 mosaicos han sido descubiertos en la zona sur, cuatro de ellos dispuestos de forma conjunta separados por un muro divisorio.

 

 

Casa de Hylas

La casa de Hylas recibe su nombre de uno de los mosaicos que representa el rapto de Hylas por parte de las ninfas.

Esta casa dispone de un peristilo central decorado con columnas del que parten las demás habitaciones siendo la más importante la destinada al triclinio, tras éste un pasillo intercomunica con dos patios con pequeños estanques, que dan paso a los dormitorios principales.

 

Casa del planetario

 

Esta bonita y extensa villa recibe su nombre de uno de los mosaicos, en los que se representan los dioses que dan nombre a los días de la semana.

A través del vestíbulo se accede a un peristilo central del que parten diferentes estancias. El vestíbulo a su vez es colindante a dos patios porticados que permiten llegar a los dormitorios principales, este sistema permitía disponer de habitaciones para el invierno y para el verano, ya que unas se ubicaban en el Norte y otras al sur. La zona este de la casa es la que se encuentra en un peor estado y en el que previsiblemente estaría situado el triclinio. 

Las demás estancias que bordean la villa serían destinadas a las tabernas ya que disponen de accesos individuales al exterior.

 

 

Casa del Patio Rodio

 

Esta villa, se conserva en muy mal estado, situada pared con pared con la villa de los pájaros, se adivinan levemente los elementos arquitectónicos.

Un peristilo central a varios niveles (patio rodio) para sortear el terreno da paso a las estancias, dos de las cuales conservan parcialmente los restos de los mosaicos, una de ellas el triclinio.

En la zona oeste, se localiza una piscina seguramente propiedad de una de las tabernae destinada como lavandería. Lo cierto es que son muchas las incógnitas, tan básicas como la propia entrada a la vivienda.

 

Tabernae

Rodeando la gran mayoría de las villas localizamos los espacios dedicados al comercio en Itálica, así pues entre los restos localizaremos panaderías, thermopoliums (bares donde se sirve comida), o las fullonicas o tintorerías.

 

Teatro

El precioso teatro de Itálica, construído casi con toda seguridad en época Augusta, está situado aprovechando el cerro, ya que sobre éste se apoya el graderío, técnica muy utilizada por los arquitectos romanos.

Con capacidad para 3000 personas preserva el graderío a tres niveles, la orquesta, parte del escenario y el primer piso del frontal escénico. En este último aun pueden verse los restos de los sillares con las columnas decorativas y la obertura de tres valvaes o puertas que daban acceso a la parte trasera donde se ubicaba un pórtico columnado y ajardinado. 

El teatro sufrió varias reformas en épocas posteriores, incluyendo la construcción un templete dedicado a Isis y mantuvo la actividad hsta el s.IV.

 

Anfiteatro

Construído durante el imperio de Adriano, se ubica en la zona norte de la ciudad, fuera de la zona protegida de la muralla. 

Con una capacidad de hasta 25.000 personas, se alza como uno de los mayores anfiteatros del mundo romano. Se preserva prácticamente todo el graderío, la arena, los dos accesos a la misma y la fosa bestiaria (en su eje central) que servía para elevar los animales en los combates de gladiadores. El exterior del edificio en cambio no muestra demasiados elementos por lo que cabe reseñar que casi con toda seguridad seguía un patrón helenístico (muy acorde con las preferencias de Adriano).

Se han hallado losetas con juegos, losas con plantae pedum (dibujos de plantas del pie) seguramente de personajes relevantes solicitando el favor divino, así como elementos como pequeñas aras (altares), o los orificios de alumbrado interior.

Otra de las grandes maravillas del anfiteatro discurre bajo el graderío, ya que se hallan las galerías revestidas de mármol que permitían acceder a las diferentes secciones de la cavea.

 

Conclusión

Durante siglos Itálica ha sido sometida a un expolio continuado de sus materiales para satisfacer otras necesidades, no obstante su belleza, su legado, su importancia nos debe sacudir para que entendamos que es nuestro tesoro, nuestro pasado, nuestra conciencia.

Itálica alberga muchísimo por descubrir, incluyendo un más que probable circo que permanece latente bajo tierra, pero muy por encima de la relevancia del conjunto, debe existir el orgullo de los hijos de Itálica, Trajano, Adriano Teodosio, nacieron entre sus murallas, no dejemos que la huella de ancestros de este nivel, queden relegados a polvo. 

Visitadla, disfrutadla, entendedla....