Herculano

 

Introducción

Cuando el amante de lo clásico intenta pensar en un yacimiento que recoja toda la información sobre el modus vivendi romano, evoca principalmente a dos ciudades, la primera Roma, por ser el centro neurálgico de la antigüedad y por sus imponentes y sobrecogedores edificios, la segunda muy probablemente es Pompeya.

Esta última sintetiza dos factores que atrapan al público, su fatal destino y la magnitud y conservación del yacimiento. No obstante, la gente tiende a agrupar a la ciudad de Herculano con Pompeya, quizás por la consideración de que Pompeya es la zona cero de la erupción del Vesubio.

En realidad el Vesubio afectó a todas y cada una de las poblaciones adyacentes sepultando a varias de ellas entre su lluvia de polvo y cenizas. Para hacerlo más gráfico , Pompeya y Herculano quedaron sepultadas en su totalidad, pereciendo todo lo que habitaba en ella, pero las cenizas por el efecto de las corrientes de aire, llegaron a alcanzar a parte de el continente africano, Egipto y Siria.

Otras de las poblaciones cercanas que se vieron afectadas por la virulencia de la erupción fueron Stabia y Oplontis, de menor tamaño pero que también disponen de sus yacimientos, y nos recuerdan que ellos, aunque con menos publicidad y pompa mediática también contaron con fallecidos entre sus habitantes, algunos tan ilustres como Plinio el Viejo.

 

Casa del armazón de recuadros de madera
 

La erupción

 

Ántes de la erupcíon del 24 de Agosto del 79, el Vesubio ya había empezado a registrar movimientos sísmicos, de hecho se tiene constancia de las obras de restauración de algunos edificios que meses antes habían quedado parcialmente derrumbados. Pero los habitantes de las ciudades que rodean al Vesubio de la misma forma que con el Etna en Sicilia, estaban relativamente acostumbrados a los temblores, así que no notaron nada diferente a lo que normalmente ocurría, el principal problema fue la bolsa de magma acumulada y la explosión posterior que fragmentó el cono del volcán, expulsando una nube que alcanzó los 33 Km de altura compuesta de roca, piedra y gases tóxicos.

Las círculos rojos marcan la situación de las cuatro ciudades que se vieron más afectadas, y aunque Herculano se encuentra entre las más cercanas, la dirección del viento modificó el desarrollo de la tragedia. Pompeya sin duda se llevó la peor parte en cuanto a las fases evolutivas, ya que a la piedra pómez a las rocas y a los gases, hay que sumarle el flujo piroclástico (nube tóxica que baja a nivel del suelo como los efectos de un alud) y tras ella una nube ardiente que alcanzó temperaturas de más de 400 grados y que literalmente abrasó a quienes no habían muerto ahogados. La situación sin duda debió ser dantesca y agónica, de alguna forma se adivina en las ruinas. Herculano por su parte quedó afectada a otro nivel, a pesar que padeció de la misma forma los gases tóxicos emanados del imponente Vesubio, quedó sepultada por la mezcla de cenizas y lluvia tóxica creando un lodo denso.

Los restos

Intentaré desgranaros varios de los restos más espectaculares que se hallan en Herculano, algunos sin duda en mejor estado de conservación y menos conocidos que los hallados en Pompeya. Dejadme que antes agradezca a mi amiga Sílvia Palafox la cesión de las siguientes imágenes recogidas en su viaje a Pompeya y Herculano, y que me servirán para ilustrar con detalle el conjunto arqueológico. Sílvia, como siempre, gracias por tu disposición y tu magnífico trabajo, la mitad del artículo es tuyo sin duda y la otra mitad dedicada a tí.

Empecemos....

Fornici

Lo que apreciais en las imágenes siguientes son los fornici, o lo que es lo mismo, los almacenes portuarios. La pregunta que os vendrá a la cabeza es, y dónde está el agua?, bien, teniendo en cuenta la magnitud de la tragedia y las consecuencias posteriores, se sabe que la tierra le ganó 500 metros al mar y nueve metros de altura. Muchos de los muertos, hasta 300, se hallaron en esta zona debido a la necesidad de huir a través del puerto para alcanzar otras zonas menos afectadas, pero lo cierto es que la lluvia de piedra pómez y de rocas impidieron a muchos barcos salir del puerto. En la segunda imagen se observan restos de los esqueletos de la población que buscó refugio en los almacenes, convirtiéndose en una trampa mortal por la inhalación de gases tóxicos. 

Termas suburbanas

 

Las Termas suburbanas se localizan en la zona de puerto junto a la plaza de Nonio Galbo. Es posiblemente uno de los edificios mejor conservados de Herculano, ya que se preserva la estructura en su totalidad.

La puerta principal se halla flanqueada por dos semicolumnas que dan acceso a un impluvium, tras ella una fuente circular con la imagen de Apolo de la que brotaba agua de forma continua. Recorriendo un pasillo se accede a una sala de espera para luego pasar a las diferentes salas termales. La decoración se completa con pinturas murales y mosaicos.

Área Sagrada (Sacellum de los cuatro dioses)

El área sagrada es llamada así porque en ella se localizan dos templos consagrados a varias divinidades: El principal está dedicado a Venus-Fortuna, ya que ésta era la encargada de proteger a los marineros, en este mismo lugar se reunía el colegio Venerii, o de los sacerdotes de culto a su divinidad. El segundo está consagrado a cuatro divinidades diferentes (Minerva, Neptuno, Vulcano, Mercurio) pues así se refleja en las losas de mármol que decoraban el interior de la cella, es posible que su culto se deba a su condición protectora de los comerciantes.

 

 

Plaza de Nonio Galbo

Nonio Galbo, fue una personalidad relevante dentro del círculo de Herculano, su cargo de pretor y procónsul de Creta así como de tribuno de la plebe y aliado de Octavio, le dotó de una gran importancia social. Galbo, proporcionó recursos para embellecer Herculano y para la construcción de edificios públicos, a modo de gratitud la ciudad construyó en su honor diferentes efigies halladas en diferentes zonas de Herculano, construyéndose a su muerte la que contemplamos en la imagen, con una dedicatoria grabada en mármol por parte de la administración local.

 
Acceso a la terraza que daba al mar
 

Casa de Télefo

 

Esta magnífica villa, había sido restaurada tras un terremoto registrado en el año 62, se cree que por sus dimensiones (1800 m2)  y por la calidad de los materiales, podría haber sido la casa privada de Nonio Galbo. La villa soportaba 3 pisos con un precioso atrio interior decorado con columnas policromadas de color rojizo, entre ellas aparecen los discos con los grabados de las celebraciones dionisíacas. 

 

Esta villa disponía de una magnífica colección de esculturas y relieves entre los que se hallan los de Télefo, hijo de Hércules y que da nombre a la casa.

Casa de los ciervos

Foto 123rf

Esta casa correspondería a un tal Granio Vero, se sabe debido a la localización de un sello de su liberto con la referencia de su liberación antes de la erupción. La importancia de esta villa, independientemente de sus mosaicos y sus pinturas pompeyanas, reside en el jardín donde se hallaron las esculturas de los ciervos perseguidos por perros, junto con otras estatuas mitológicas y las mesas decorativas en mármol. Este jardín da paso a un gran salón con un delicado mosaico que da acceso a una enorme terraza con unas espectaculares vistas al mar. En la imagen puede observarse dicha terraza situada en la parte superior de la foto.

Casa del Patio Bonito


Casa del Patio Bonito (123rf Image)

La casa del patio bonito es un edificio de estructura anómala dentro del clásico estilo romano, se cree por los diferentes estilos murales que primero fue una casa para uso residencial y que después fue adaptada para albergar un colegio, motivo por el cual el atrio de la casa se convirtió en patio interior. Sorprende la conservación integra de las escaleras que dan paso a las estancias superiores.

 

Palestra

Acceso a la palestra parcialmente excavada
 

Lo que podemos contempar actualmente es la excavación de una parte de la palestra columnada, ya que la otra parte se halla enterrada bajo la ladera. La palestra era un recinto rectangular porticado para la realización de actividades deportivas. En este caso estaba columnado en tres de sus lados y disponía de un criptopórtico que sustentaba una terraza superior. Se ha hallado en las estancias que la rodean una amplia sala abovedada destinada al culto o a ritos religiosos.

La Casa del gran portal 

 
La Casa del gran portal (imagen 123rf)

 

La casa del gran portal recibe su nombre por la preservación de su puerta de entrada, flanqueada por 2 semicolunas de ladrillo y escalones de mármol. Cada capitel está decorados con una victoria alada.  Se cree que se anexó a la casa samnita que se localizaba justo al lado, hallándose también una estancia independiente que daba a la calle dedicada al comercio, posiblemente alquilada por sus dueños.

 

Casa Samnita

 
 
 
 

La casa samnita es una gran construcción del s.II a.C localizada en la confluencia del cardo y el decumano. Disponía de diferentes puertas desde el exterior por las que se accedía separadamente a la planta baja, a la superior así como a la zona oriental, por ello se cree que los cubículos que perimetran el atrio central estaban alquilados, es muy posible que esta domus fuera una herencia y que debido a dificultades económicas fuera alquilada por habitaciones.

La importancia de esta villa reside en que no sigue bien los patrones de construcción romana y se corresponde más con el estilo helénico. Las paredes del piso inferior están exquisitamente decoradas con pintura pompeyana de diferentes estilos, mientras que el piso superior es mucho más austero.

 

Casa del tabique de madera

Casa del tabique de madera
 

Esta casa de época republicana, dispone de elementos arquitectónicos de gran valor debido al estado de conservación de gran parte de las estancias.

Debido a las altas temperaturas alcanzadas, se carbonizó el tabique de madera que separaba al atrio del tablinum, de ahí el nombre que recibe. Se aprecia en la imagen el pavimento de mosaico y las pinturas murales rojizas, así como la abertura balconada del segundo piso que daba acceso a las demás habitaciones.

 

Casa de Neptuno y Anfítrite

 
Casa de Neptuno y Anfítrite
 

Esta casa dispone de uno de los triclinios de verano más espectaculares de Herculano, decorada con mosaicos de pasta de vidrio en diferentes colores, reproduce las imágenes de Neptuno y Anfítrite, mientras que la otra pared está ocupada por un ninfeo revestido igualmente de mosaico con elementos naturales coronados por máscaras teatrales. Lamentablemente el techo y la segunda planta se vio afectada por la erupción derrumbándose en su totalidad, no así una bodega anexa en la que se conservan las pinturas decorativas murales y los restos de los alimentos. 

 
 
Bodega
 
 
Detalle de los soportes de madera carbonizados 
 

Thermopolium

Los thermopoliums eran locales parecidos a nuestros bares en los que se servían comidas calientes especialmente en las primeras horas del día, son fácilmente identificables por sus mostradores con losas de mármol y por las dolias (vasijas) adosadas en su interior. Se han hallado muchos de estos locales tanto en Pompeya como Herculano, lo que significa que eran establecimientos que gozaban de popularidad entre la población.

 

La Casa de la Columnata Toscana

Aunque fue construída en época republicana, lo cierto es que las reformas que contemplamos actualmente se deben a una remodelación en época de Augusto, y que nos permite contemplar diferentes estilos de pintura mural pompeyana.

La casa dispone de un peristilo porticado con columnas toscanas, siguiendo el modelo etrusco, que dan nombre a la villa. Las habitaciones principales se dispusieron a su alrededor. Esta casa al igual que muchas de Pompeya y Herculano disponían de una tienda que daba al exterior aislada de la casa.

 

En el piso superior de esta casa se halló un sello y más de 1000 sestercios, es muy posible que la familia propietaria estuviera dedicada al comercio local. En la imagen podemos contemplar un larario, y una de las salas decoradas con un revestimiento policromado en tonos blancos, rojos y azules.

Interior de taberna (Tienda de Jarras)

La tienda de jarras, cucumae, sorprende más por su pintura que por su estética. La pared muestra las jarras de diferentes colores con los precios del vino, la palabra NOLA en la parte inferior anuncia la celebración de algún tipo de espectáculo. 

Esta clase de restos, nos permiten disponer de más información sobre las actividades comerciales en el s.I y sobre los precios de los productos básicos, asimismo la conservación de las pinturas que publicitan los productos permiten valorar las técnicas de venta empleadas.

 

Sede de los sacerdotes Augustales

 

La sede de los Sacerdotes Augustales es el recinto sagrado donde se reunía el colegio de sacerdotes consagrado al culto del emperador Augusto.

Construído por Lucio Próculo y Lucio Juliano, el edificio fue inagurado con todos los honores cuando Augusto aun estaba vivo, por lo que data de esa misma época. De planta rectangular, dispone de una habitación donde fue localizado el cuerpo del conserje. Todas las paredes están decoradas con pinturas que evocan pasajes de Hércules, bien sea su ascensión al Olimpo o su enfrentamiento con Aqueloo, es posible que sea debido a la creencia de que la fundación y etimología de Herculano provenga de la fundación de la ciudad por parte de Heracles y que se intentara relacionar ambas cosas. 

 

 
 

Exquisitamente decorado se conservan restos del pavimento de mármol en opus sectile, las pinturas en tonos rojos, azules, ocres y blancos ofrecen mayor amplitud al recinto debido a la escasez de luz.

 

La Casa de los dos Atrios

 

Llamada así por los dos atrios interiores, la casa dispone, sobre la puerta principal, de una imagen realizada en terracota de una górgona, encargada de ahuyentar el mal de ojo. 

 

 

Termas principales


Apodyterium 
 

Estas termas aunque no se preservan igual que las suburbanas, sí que podemos decir que ofrecen magníficos detalles que no hay que perderse. Por el acceso del cardo se llega a las termas masculinas donde hallamos el Apodyterium (vestuarios), aun puede contemplarse el techo abovedado estriado y la estantería para dejar la ropa así como el asiento de obra para cambiarse. 

 

Posterior a esta zona hallaríamos la sala fría (frigidarium) y en el otro extremo la sala tibia decorada con el mosaico en blanco y negro de la figura de un tritón, seguídamente llegaríamos a la zona de baño caliente.

 
 

A las termas femeninas se accede por otra de las calles adyacentes para mantenerlas separadas de las del sector masculino, mejor conservadas que estas últimas pero más reducidas, la zona femenina mantiene intacta la piscina caliente confeccionada en mármol, con dos asientos laterales de mármol de dos colores, con soportes ornamentados.  Al igual que el masculino, dispone de la separación de las diferentes salas de temperatura así como de los apodyteria. 

A través de las termas se llegaría a la palestra que tal y como hemos comentado se encuentra parcialmente enterrada en la ladera.

 

Sector Femenino
 
 

La Casa del Albergue

 

Con más de 2000 m2, el albergue se erige como el recinto más grande Herculano, con una enorme terraza con vistas al mar, y rodeada por diferentes estancias se cree que se usaba como albergue para visitantes. 

La Casa del Genio

 

La casa del Genio recibe su nombre de una estatuilla localizada en su interior y que formaba parte de una candelabro de mármol. A pesar de que es una magnífica villa, únicamente se puede acceder a través de la puerta trasera y no desde la principal ya que ésta se encontraría sepultada bajo un callejón de la ciudad actual. Aun así es visitable su peristilo con una fuente central ornamental y algunas de sus habitaciones.

 

La casa del esqueleto

 

Esta casa recibe el nombre por la localización en el segundo piso de un esqueleto durante las excavaciones.

Aunque es una única propiedad, en realidad forma parte de ella tres casas unidas, hallándose un atrio cubierto en la zona central. Otro atrio en la parte posterior conserva el tablinum (despacho de atención a los clientes o visitantes).

La parte más destacable de la casa del esqueleto es el ninfeo que se encuentra en la entrada de la casa , magníficamente policromado, hallándose en la parte superior un friso con 7 casetones con escenas mitológicas. Otro elemento de gran importancia decorativa son los lararios, consagrados al culto de los dioses protectores de la casa.

 

Casa del atrio corintio


Imagen 123rf
 

El nombre de esta casa lo recibe por el magnífico peristilo que alberga en su interior, decorado con 6 columnas de capiteles corintios.

En la imagen se puede apreciar la fuente en cruz y parte de los restos del revestimiento de las columnas en color rojizo, así colo el murete perimetral.

Casa del salón negro

imagen 123rf

 

A esta preciosa villa, de las más grandes y mejor conservadas, se accede a través del Decumano, abriéndose ante el visitante el atrio con impluvium. Alrededor de éste, como es habitual, se disponen las estancias principales. Frente al atrio, tenemos el tablinum (o despacho del domine) con un acceso directo a una zona ajardinada del peristilo. El nombre que recibe viene dado por las pinturas murales en tonos oscuros que están localizadas en uno de los salones.

Casa de Argo

La Casa de Argo recibe su nombre por la pintura mural que disponía una de las estancias y que mostraba el mito de Argo e Io. A pesar de que el piso superior se ha perdido, la casa disponía de un peristilo, de columnas estriadas. En el interior de las habitaciones se halló una despensa con los restos de alimentos, como legumbres, pan, vino y aceite.

 
 
 

Casa de la alcoba

 

Esta casa dispone de dos elementos que la hacen única y que uno no debe perderse, el primero es la conservación de las estructuras que componen las camas, la segunda es la preservación de las rejas de las ventanas. Estos restos son poco frecuentes y ofrecen una nutrida información sobre la vida romana del s.I., su modo de vida, sus elementos arquitectónicos y su elevado nivel constructivo.

 

 
 

Villa de los papiros

No os impresionéis, esta no es la villa de los papiros, pero sí que es una reproducción más o menos fidedigna inspirada en el aspecto de esta preciosa villa situada en la pendiente de la ladera y que permitía gozar de unas vistas espectaculares.

La magnífica casa perteneció a Lucio Calpurnio Pisón, suegro de Julio César. El nombre lo recibió por los casi 2000 rollos localizados en su interior correspondientes a obras principalmente helénicas. Hay que decir que estos papiros fueron confundidos en un principio por restos de madera carbonizada. La labor meticulosa de los restauradores permitió desenrollarlos y proceder a su interpretación.

Actualmente sólo es visible en el exterior una parte de la casa, pero no se puede acceder al interior de la misma.

Otros restos

 
Detalle de escaleras carbonizadas
 
Calles de Herculano
 
Vista de la calzada y fuente
Balcones en los edificios
Conservación de fachada y de las habitaciones del piso superior
 
Detalle de canalización de aguas
 
Detalle de fachada con vigas, puerta y porticones carbonizados
 

 

El Vesubió destruyó por completo varias poblaciones, pero a la vez preservó para la historia uno de los legados más impresionantes de la arqueología, su información es gráfica e instantanea y permite poner cara y ojos a la vida romana. Sus restos, su gente, no sufrió en balde, ofrecen al viajero una sensación de respeto, de empatía con su sufrimiento y de agradecimiento por permitirnos ver en su tragedia un destello de su vida, de sus gustos, de sus miedos.

Estos lugares deben ser preservados por todos y para todos. Este legado debe existir por siempre.