Equivalencias entre Aspasia y Maria Magdalena

Tesoros del Museo Británico

Introducción

Es usual hallar entre las corrientes mitológicas y cristianas muchos y muy variados paralelismos en referencia no sólo a los relatos sino a las características propias de los dioses o sus equivalencias en Santos, el por qué es relativamente sencillo, la adaptación o utilización de esos aspectos permitían que la nueva religión calara de una forma más efectiva y suponía una mayor probabilidad de que formaran parte del día a día de sus fieles. Así acostumbramos a tener diosas de actitud maternalista y protectora o entes superiores de reputada belleza capaces de enloquecer y nublar el entendimiento masculino. El caso es que son esas dos vertientes fundamentales a las que las mujeres estaban relegadas en la antigüedad: papel de solícita madre, esposa, e hija o en su defecto todo lo contrario, la de pecadora o vil prostituta.

En la religión babilónica hallamos a la Diosa Ishtar como paradigma de la sexualidad, su mito está asociado a dos diosas del panteón heleno y romano, que la describen como diosa sexual y deshinibida: Afrodita / Venus y  que la relaciona intrínsecamente con Perséfone a través del mito de descenso a los infiernos y su necesidad de permanecer allí durante 6 meses coincidiendo con las estaciones de otoño e invierno y los ciclos de cosechas. Es sencillo, durante la ocupación helénica de los territorios del Este (Turquía) muchas de las diosas fueron adaptadas y reinterpretadas: ISHTAR-ASTARTÉ-AFRODITA-PERSÉFONE compartiendo ritos y mitos con las mismas finalidades.

La gran diferencia es que la sexualidad en estas religiones antiguas constituían un rito sagrado iniciático que chocaban frontalmente con la moralidad cristiana. Aun así, estas sociedades antiguas daban tregua a las deshinibiciones de los dioses pero no a las cometidas por las mujeres de su tiempo y de esta forma las hetairas griegas o las prostitutas no disponían de ninguna consideración legal y eran tratadas categóricamente como simples animales.

 


Tesoros del Museo Británico

En el caso que nos ocupa, querido lector, he decidido usar a estas dos mujeres como referentes en los que la manipulación de los contemporáneos ha permitido desfigurar su recuerdo, su importancia y su obra. Ambas viven en sociedades misógenas pero en siglos diferentes y ambas son la constatación de que ser mujer y gozar de una cierta libertad personal era motivo de crítica y desprecio.

Realmente de Aspasia se sabe poco, quizás porque todo lo que se sabe de ella hace referencia al periodo en el que estuvo unida a Pericles, gobernante de Atenas. Se cree que nació cerca del 475 a.C en Mileto, polis localizada en la actual Turquía, en el seno de una familia adinerada. Este hecho se refuerza teniendo en cuenta la vasta cultura que poseía Aspasia, dominando disciplinas como la retórica y la filosofía, alguna teoría apunta que su hermana estuvo casada con Alcibíades y que éste fue el motivo por el que se instaló posteriormente en Atenas.

Aun así, los cronistas de la época, descontentos con las políticas de Pericles, se encargaron de crear una imagen distorsionada de Aspasia para dañar la reputación del estratega. Divorciado de su primera esposa, el político se une a Aspasia a la que tratan de hetaira, o regenta de un burdel, no obstante, teniendo en cuenta los orígenes de Aspasia, su cultura y su nivel social, se hace muy difícil pensar que dejara Mileto para ponerse a regentar un prostíbulo.

 

Tesoros del Museo Británico

Aspasia se mantuvo junto a Pericles pero no como una simple compañera sino como una aliada política, el círculo privado del estratega, entre ellos Sócrates o Anaxágoras, la adoptaron como una más asistiendo a las muchas charlas que realizaba en su casa y llevando a sus propias mujeres para que se cultivaran con su discurso y su oratoria, hecho que no agradaba en absoluto a sus enemigos políticos. Tanta fue la presión ejercida y el temor del éxito de Aspasia en los círculos aristocráticos, que fue acusada de instigar el enfrentamiento entre Atenas y Samos para así proteger a Mileto, su tierra natal, siendo motivo de mofa en la comedia de Aristófanes, que la dibuja como una vil prostituta. 

Es más que posible que este descontento generalizado se instalara en la sociedad ateniense quedando como un estigma a lo largo de los siglos. A pesar de que Pericles había adoptado a los dos hijos de su anterior matrimonio, ambos perecieron, así pues el único hijo que le quedó en vida fue el que tuvo con Aspasia, no obstante Pericles había promulgado una ley que rechazaba el reconocimiento social de los hijos ilegítimos, y aunque solicitó la derogación de la ley posteriormente, tuvo que aceptar que el hijo de su relación con Aspasia no fuera contemplado como el digno sucesor de su dinastía hasta el mismo día de su muerte, en el que la Asamblea decidió abolir dicha ley y aceptar a Pericles el Joven, como ciudadano de pleno derecho y heredero legal.

El hecho que esta mujer apareciera como consejera de Pericles y debido a su influencia en los ámbitos académicos o filosóficos, propició que fuera acusada de impía y de corromper la moral del ateniense, es decir, fue una persecución constante y sin piedad que desfiguró su biografía y relevancia en los siglos posteriores.

 

En el caso de María Magdalena y fuera de consideraciones religiosas o éticas, se establece el mismo patrón de conducta social. María, era una joven nacida junto al Mar de Galilea en la población de Magdala, llamada Tariquea por los romanos. La población disponía de varias fuentes de ingresos, pero la principal y la que da nombre a la población es la pesca salada, Magdala se situaba en un centro neurálgico de la principal vía comercial romana de la zona y las excavaciones han destacado aspectos importantísimos, como es la localización del puerto de más de 700 metros, la sinagoga del s.I construída con materiales de altas calidades, así como unos baños rituales judíos. Además los cronistas romanos de la época nos dicen que sus mercancías eran apreciadas por todas las provincias del imperio, que encontraban en sus salazones una exquisitez muy valorada comercialmente y procurando una autosuficiencia económica a la población. Si unimos todos los datos y según el tipo de materiales usados en las construcciones halladas, podemos asegurar que los habitantes de Magdala vivían en una situación priveligiada a nivel económico, dando por hecho muy probable que María proviniera de una familia de comerciantes adinerados.

 

Tesoros del Museo Británico

Entonces, ¿de dónde procede el estatus de prostituta reconvertida? Este es el punto más controvertido de la historia de María Magdalena, pues es en el s.VI cuando el papa Gregorio I en su homilia, la relaciona con otros tres personajes que aparecen en los evangelios canónigos: con la prostituta a la que Jesús salva de la lapidación, la mujer que unge con sus cabellos los pies de Cristo y con la hermana de Lázaro, es decir, estableció un perfil por el que despectívamente aun es conocida en la actualidad. Así sin más...

Curiosamente, el Evangelio de Lucas, advierte que María de Magdala provee de alojamiento y suministros a los discípulos y al propio Jesús durante su ministerio en Galilea, eso significa que al menos durante varios meses María fue la encargada de abastecer de alimentos y refugio a todos ellos.

Aunque en el Concilio de Nicea del s.IV se establecieron las bases del cristianismo, los evangelios apócrifos o descartados de la doctrina cristiana se prohibieron definitivamente en el s.XVI en el Concilio de Trento, en ellos aparece dotada de características muy diferentes a la de la prostituta reconvertida.

 

Tesoros del Museo Británico

María Magdalena es tildada como igual a los demás Apóstoles, siendo considerada la favorita de Jesús en varias ocasiones. Los evangelios de Tomás y Felipe hallados en Nag Hammadi, le dan el estatus de compañera de Cristo e incluso hacen referencia a las reticencias que causaba en los demás esta predilección, es especial sobre Simón Pedro que la insulta y la tacha de indigna por su condición de mujer.

 

Tesoros del Museo Británico
 

Aun así el Evangelio de Maria, es el que más información nos da al respecto y que es necesario reproducir para entender los enfrentamientos:

 

"Ellos, sin embargo, estaban entristecidos y lloraban amargamente diciendo: ¿Cómo iremos hacia los gentiles y predicaremos el evangelio del reino del hijo del hombre? Si no han tenido con él ninguna consideración, ¿cómo la tendrán con nosotros?.
Entonces Mariam se levantó, los saludó a todos y dijo a sus hermanos: «No lloréis y no os entristezcáis; no vaciléis más, pues su gracia descenderá sobre todos vosotros y os protegerá. Antes bien, alabemos su grandeza, pues nos ha preparado y nos ha hecho hombres». Dicho esto, Mariam convirtió sus corazones al bien y comenzaron a comentar las palabras del .....

 

 Leví dice a Pedro: «Siempre tienes la cólera a tu lado, y ahora mismo discutes con la mujer enfrentándote con ella. Si el Salvador la ha juzgado digna, ¿quién eres tú para despreciarla? De todas maneras, Él, al verla, la ha amado sin duda. Avergoncémonos más bien, y, revestidos del hombre perfecto, cumplamos aquello que nos fue mandado. Prediquemos el evangelio sin restringir ni legislar, como dijo el Salvador». Terminado que hubo Leví estas palabras, se marchó y se puso a predicar el evangelio según María"

 

Evangelio según María, es decir Leví, optó por la doctrina de ella para predicar la palabra de Cristo, parece demostrable pues que María Magdalena era una mujer cuanto menos culta o sobradamente preparada.

Entenderá querido lector que la atribución de prostituta de ambos personajes responde más al deseo de restar credibilidad e importancia y que hubo posiblemente un interés evidente en desprestigiar sus respectivas contribuciones en la historia. Cinco siglos difieren de ambas mujeres, pero aunque las crónicas persistan en vilipendiarlas es obligación ponerlas en el lugar que merecen, pioneras de su tiempo y ejemplos de libertad de pensamiento.

Aquí hay dos, pero lamentablemente hay muchas más...

 

Mireia Gallego

Noviembre 2016