Virgilio

 

Publio Virgilio Marón, sin lugar a dudas está considerado como el mejor poeta de su tiempo.

Nació el 15 de Octubre del 70 a.c. en Andes, cerca de Mantua, en la Galia Cisalpina. Este era un pueblecito principalmente agrícola donde Virgilio vivió su infancia junto a su padre, agricultor de profesión y su hermano.
La educación de Virgilio se centró principalmente en escuelas de Cremona y Milán, posteriormente y debido al interés artístico de Virgilio viajó hasta la ciudad de Roma para completar su instrucción de retórica y de literatura greco-romana, de hecho también se tiene constancia que viajó a Roma debido a que su familia había perdido sus posesiones agrícolas en favor de los militares que habían luchado del bando de Marco Antonio durante la batalla de Filipos. Logró recuperarlas por la mediación de Asinio Polión, pero quizás la mayor gracia no fue esa sino que la casualidad quiso que conociera a Octavio, futuro emperador Augusto, con quién le unió una profunda amistad, y con el consejero de éste llamado Mecenas, que fue el encargado durante la época imperial, de mantener económicamente los nuevos valores artísticos, bajo la protección del imperio, y que procuró en gran manera que se iniciara una época de esplendor. Octavio, una vez llegado a Augusto, ofreció su protección a Virgilio, quién dedico gran parte de su tiempo a escribir en Nápoles. Entre los años 37 y 29 a.c., publicó Las Bucólicas y las Geórgicas. Años más tarde Octavio Augusto le encarga la confección de una obra sublime que engrandezca los orígenes de Roma, fue por ello que viajó a Atenas  donde se dedicó en cuerpo y alma a completar la obra latina más importante de todos los tiempos la llamada Eneida. En el año 19 a.C durante un viaje del emperador, le insta a que regrese a Roma con él, pero antes de embarcar Virgilio enferma y cuando llega al puerto de Brindisi fallece, era el 21 de Septiembre del año 19 a.c. Antes había dejado orden al emperador que destruyera la Eneida pero Octavio decide publicarla mediante la revisión de Vario Rufo y Plotio Tuca.

El carácter de Virgilio fue de una gran timidez, era conocido en escritos de la época por su afición a esconderse en los portales de las casas, no obstante su capacidad artística y su innato don en lo que a poesía se refiere le convirtieron en el estandarte de una época dorada de principios del Alto Imperio y que sirvió de inspiración para posteriores escritores.


LAS EGLOGAS O BUCÓLICAS año 37 a.c

Las bucólicas son poemas pastoriles, donde los protagonistas cantan lamentos y grandezas de la época.
La más famosa de las 10 que la componen es la égloga IV donde los pastores cantan la venida de un niño que cambiará el mundo y que traerá paz y prosperidad. Los cristianos señalaron que éste hacía referencia a Cristo mientras que los romanos no cristianos creyeron ver la referencia del nacimiento de un nuevo emperador.


LAS GEORGICAS año 36 a.c y 29 a.c.

Son cuatro volúmenes sobre vida campesina, el propio Mecenas le invitó a que compusiera este tipo de obras para incentivar a la población romana a promover el cultivo de las tierras muy abandonado desde que los campesinos hubieran abandonado las tierras en favor de la vida en la ciudad.
En uno de ellos, el primero, se enseña como cultivar la tierra, en otro como cultivar los frutos en especial hace referencia a la vid, en el tercero a ocuparse del ganado y el cuarto y último a la apicultura (Abejas), cada uno de ellos cerraba con una breve explicación sobre la guerra, la paz, la muerte, etc....  Estas obras hicieron que Virgilio se erigiera como el mejor poeta de su época debido a la gran aceptación que tuvo entre la población.

 

LA ENEIDA año 29 a.c al 19 a.c

Son doce libros donde se relata la historia de Eneas, héroe troyano hijo de Afrodita y Anquises.
Eneas debe abandonar la ciudad debido a la victoria griega sobre los Troyanos, consigue embarcar con algunos hombres, huyendo con su padre y su hijo Ascanio recorriendo Tracia, Epiro, Creta y Sicilia, durante su andadura por el mediterraneo llega a las costas de Cartago donde la reina Dido se enamora perdidamente de él, debido al hechizo de las diosas Venus y Juno . Finalmente Júpiter, rey de los dioses ordena a Eneas que parta, e intercede para que este pueda huir, la reina muerta de dolor, termina suicidándose.

Finalmente, Eneas atraca en la desembocadura del Tíber donde da muerte al rey de los Rútulos, llamado Turno, después de que Eneas decidiera raptar a Lavinia, ya que ambos querían desposarla. El hijo de Eneas, Ascanio funda la ciudad de Alba Longa que luego se convertiría en Roma.

La Eneida, era para los romanos, lo que la Ilíada para los Griegos, representaba los orígenes ancestrales de un pueblo y la gloria de su historia. El hecho que los orígenes de Eneas sean semi divinos coloca a Roma en una posición de total favoritismo frente a los Dioses, Eneas encarna la figura del emprendedor, del héroe que lucha frente a las adversidades para lograr un objetivo, Julio César se creía descendiente directo de Eneas y por lo tanto al adoptar a Octavio como hijo, le otorgó su apellido, con ello Augusto ponía de manifiesto su condición de hombre tocado por la Fortuna.
Con esta obra, Virgilio se consideró el mayor poeta latino, y consiguió extender su influencia hasta la edad media.