Dionisos

Dioniso o Dionisos fue uno de los Dioses más venerados, él era el protector de la vid.

Su padre fue el Dios Zeus y su madre Semele.
La esposa de Zeus, Hera, viendo como su marido le había engañado con Semele, convenció a esta para que le pidiera a Zeus mostrarse en su estado natural. Zeus aceptó la petición transformándose en su forma real, incluyendo las armas que el Dios siempre portaba, pero uno de los rayos alcanzó a la embarazada Semele, por lo que el niño salió del vientre de su madre cuando aún no estaba gestado del todo. Zeus llamó a Hefesto y le pidió que uniera al bebé a su pierna, haciendo así que Dionisos pudiera crecer, de ahí su nombre (nacido por dos veces).

Hera no se conformó con ello, y siempre persiguió a Dionisos para darle muerte, pero ayudado con Zeus y por su abuela logró escapar y crecer a salvo de la Diosa. Ya de adulto, Hera consiguió volverle loco y por ello Dionisos es representado como un dios desenfrenado y dedicado a los placeres.

Las festividades Dionisíacas consistían en días de desenfreno donde todo estaba permitido, la ingesta del vino formaba parte del culto al Dios, y las mujeres y hombres desnudos acudían a los bosques a dejarse llevar por la embriaguez, no obstante, no todo se reducía a este tipo de celebraciones...muy al contrario el Dios representaba la renovación estival, renacía cada primavera para ofrecer sus frutos y por ello su culto también se representaba con grandes fiestas, la más conocida, las Grandes Dionisíacas, era un concurso donde los dramaturgos y comediantes mostraban sus obras al gran público y donde se consolidaron los grandes del momento: Eurípides, Sófocles.....

©Trustees of the British Museum

Dionisos es el equivalente al Dios Baco romano, conocido de la misma manera por las llamadas Bacanales, festividades del culto al Dios romano con las mismas características que su homólogo griego.