Mitos: Ulises

©Trustees of the British Museum
 
 

Ulises también llamado Odiseo era regente de la isla de Ítaca. Allí vivía con su mujer Penélope y su hijo Telémaco.

Cuando Paris, príncipe Troyano, se llevó a Helena, Ulises tuvo que aliarse con las polis Griegas para limpiar el honor del rey espartano Menelao, no obstante cuando él consultó los augures, la pitonisa le aseguró que aunque la guerra sería larga, él no volvería hasta pasados 10 años después del conflicto Troyano, por lo que Ulises haciendo gala de su ingenio, decidió simular estar loco para que los dirigentes de Grecia le dejaran en casa. No obstante, la argucia no fue suficiente y Ulises predestinado a una larga ausencia se dirigió hacia Troya junto con los demás griegos.

©Trustees of the British Museum

Fue Ulises quién consiguió que Aquiles se uniera en causa común a los griegos y quién simuló una epidemia en el campamento griego para construir el caballo de madera con quién los griegos entraron en la ciudad fortificada, acabando con los Troyanos (ver apartado Guerra de Troya en el menú de Historia de Grecia).

©Trustees of the British Museum

Una vez finalizada la guerra, algunos Dioses aliados de Troya mediaron para que Ulises tuviera un largo trayecto de regreso a casa, de tal manera que con su nave recorrió lugares inhóspitos llenos de criaturas mitológicas con las que  tuvo que luchar como el cíclope Polifemo, o deshacerse de los encantos de la bellísima Calipso, que quiso atraparlo en su isla de donde no saldría nunca más.

©Trustees of the British Museum

©Trustees of the British Museum

Mientras tanto, Penélope, seguía sola en Ítaca y después de más de 10 años de ausencia de su marido, más de 100 pretendientes quisieron conquistarla para conseguir la regencia de la isla, alegando que Odiseo yacería muerto. Penélope despachaba los pretendientes asegurándoles que se casaría con alguno de ellos cuando acabara de tejer un magnífico bordado, nunca antes.

Cada noche, Penélope descosía lo que había hecho durante el día con la esperanza de que algún día regresaría. Y así... pasados 20 años desde que Ulises se fuera, regresó a Ítaca dando muerte a todos los que pretendieron a su mujer en su ausencia y regresando junto a su hijo Telémaco ya hecho hombre.

©Trustees of the British Museum