Sagunto (Valencia)

Introducción

Mucha gente desconoce qué hay detrás de las ciudades que actualmente habitamos, paseamos por sus calles, admiramos su arquitectura...Pero en realidad muchas de esas ciudades describen una historia marcada por la tragedia y por el afán de defender su libertad. 

Sagunto es una de esas joyas históricas, lugar sitiado por los cartagineses y que los romanos debieron defender. Sagunto es el motivo de la segunda guerra púnica y una romántica historia de hombres y mujeres valientes que aceptaron un destino fatal ante un asedio que duró meses. 

 
 

Ubicación

Sagunto estaría dividida en dos secciones, la ciudad romana propiamente dicha sería la que está situada sobre el cerro y fuertemente amurallada marcada en la imagen, y luego a 5 Km hallaríamos el puerto de Sagunto, lugar de tráfico marítimo de mercancías desde hace siglos.

Bañada por el río Palancia, el terreno ofrecía muchas posibilidades para los asentamientos permanentes de otros colonizadores mediterraneos, así los griegos que viajaron por occidente en busca de nuevos centros económicos crearon una colonia sita en Sagunto.

Durante los siglos IV y III a.C los habitantes de esa ciudad gozaron de una cierta independencia, ante el nuevo apogeo militar y económico que representaba Roma, sus habitantes lograron establecer un tratado con la república por la que se hacían aliados de Roma pero sin ser colonia romana propiamente dicha, vendría a ser algo así como una colonia griega independiente y amiga de Roma. Esa fórmula funcionó durante un tiempo, por entonces los cartagineses maltrechos en su ego por la pérdida de Sicilia, habían ocupado Cartagena y estaban reagrupando sus malheridos ejércitos.

Roma, había firmado un tratado con los cartagineses por el cuál se les prohibía alcanzar las tierras más allá del Norte de Cartagena, pero Aníbal haciendo oídos sordos, inició la ascensión en dirección a Sagunto.

Aníbal pretendía que su hermano tuviera el control de la ciudad para asegurarse otro puerto principal, y así asegurar una red de abastecimiento marítimo, a parte conquistar Sagunto le permitía atesorar más dinero para su campaña contra Roma y la apropiación de un mayor número de hombres para sus ejércitos. Por tanto, era una jugada arriesgada pero provechosa.

 

La población de Sagunto se atrincheró en sus murallas esperando disuadir las tropas cartaginesas y esperando la actuación de las tropas romanas que creían acudirían en su ayuda.

Lo cierto es que el Senado romano no acababa de decidirse en su estrategia y Sagunto después de meses de asedio permanente, cayó. 

Lo que Aníbal no pudo preveer era el devenir trágico de su victoria ya que cuando entró en la ciudad halló una ciudad quemada, y muchos de sus habitantes yacían muertos y carbonizados por un suicidio colectivo.

Realmente puede haber mucha leyenda en este último apartado pero la beligerancia y resistencia hispana siempre fue una característica muy reseñada por los historiadores romanos.

 

Los yacimientos

De restos romanos hallamos en todo el recinto amurallado donde se encuentra el castillo. Es complicado especificar con exactitud que fragmentos pertenecen a época romana, íbera, medieval....ya que todas estan superpuestas y usaban las construcciones previas para mejorar o ampliar la longitud o grosor de los edificios. Dentro de los límites de la muralla, se localiza el foro parcialmente, en él hallamos estructuras pertenecientes a los pórticos donde se ubicaban las tarbernae, los restos de un templo, de la Curia y de la Basílica.

Debido a la necesidad de abastecer por largos periodos a la población dentro del recinto fortificado, se han localizado cisternas y sistemas de almacenaje.

Quizás el yacimiento más representativo de la época romana es su teatro. Siguiendo los estándares romanos de aprovechamiento de la pendiente, los constructores excavaron en la roca para realizar parte de la cavea (gradería). Construído en el s.I por órden de Tiberio, el teatro conserva las gradas pero no los elementos como el fondo escénico. Una rehabilitación parcial del edificio permite seguir usándolo como centro cultural para la celebración de espectáculos.

Otros yacimientos localizados a lo largo del s.XX incluyen segmentos de calzadas romanas y de la Vía Augusta, los restos de la Domus del peix, llamada así por sus frescos con la representación de animales marinos, así como restos de construcciones pertenecientes a las infraestructuras propias de los romanos, como acueductos, piscinas, mausoleos o puentes de paso.

Respecto a la parte ubicada en el puerto de Sagunto, los arqueólogos no disponen de una ubicación exacta de lo que en su momento fue el puerto romano. A pesar de que se han hallado gran cantidad de vasijas, monedas y ánforas en la zona portuaria, lso vestigios no dan suficiente información como para asegurar con total certeza que la zona de Almenara sea el antiguo puerto, ya que simplemente podría ser un centro comercial de mercancías.

 

La Comunitat Valenciana dispone de un amplísimo espectro de ciudades y yacimientos con una historia apasionante. Contempladla y sacad vuestras propias conclusiones.