Brigantium - Torre de Hércules

 

Introducción

En ocasiones hay yacimientos arqueológicos que pasan desapercibidos no tanto por su estado de degradación, sino por todo lo contrario.

Es más que recurrente hallar en nuestros pueblos o ciudades, viejos puentes o murallas ahora convertidas en fachadas de edificios , a las que no fijas tu atención por quedar integradas en construcciones más recientes, pasando de puntillas del apelativo antiguo a viejo. Así, muchos desconocen que aquellos cimientos que soportan sillares medievales son de origen mayoritariamente romano.

El caso del faro de Brigantium o Torre de Hércules, es uno de esos increíbles yacimientos que a pesar de las restauraciones sufridas en siglos posteriores preserva, y de qué manera, el sólido esqueleto romano que ha permitido sin duda, soportar con, mucho más que dignidad el paso de los siglos.

Hasta ahora, había hecho referencia a conjuntos arqueológicos de aire urbano, en los que desgranaba sus estructuras principales pero a pesar que a Roma se le conoce por sus altas capacidades constructivas, lo cierto es que casi siempre lo reducimos a los acueductos, los puentes o los colosales edificios lúdicos.

El pragmatismo romano llevó a los arquitectos del imperio a construir a lo largo de la geografía costera, una serie de faros, que más allá de su magnificiencia artística, muestran solidez estructural y de entre todos ellos destaca exponencialmente la Torre de Hércules.

Es por adjetivarlo de alguna forma, sobrecogedor, su porte regio y su ubicación lo encumbra a lo más alto de los monumentos de ingeniería romana.

 

Ubicación

 

El faro de Hércules está ubicado en la Coruña, en lo que fue la antigua Brigantium. Los celtas ya habían dejado huella en el territorio y es más que posible que existiera un faro previo, lo que sí es seguro que el montículo rocoso donde se yergue fue un terreno de carácter sagrado dedicado a los Dioses celtas.

 

 

Los romanos conocedores de su relevancia religiosa y de la posición estratégica, elevaron sobre el túmulo y aprovecharon las rocas como cimientos para el faro. Respetando el aire sacro del lugar difundieron la leyenda de Hércules en contraposición a las leyendas celtas, pasando a ser conocido como Torre de Hércules.

Hércules está estrechamente relacionado con el mediterraneo y con la Hispania romana, sus hazañas y leyendas se encuentran presentes en multitud de ciudades, dando respuesta incluso a elementos naturales: La separación de África e Hispania "Columnas de Hércules" (Estrecho de Gibraltar), la fundación de Barcino o el lugar de posición del faro de Brigantium. El mito nos habla, en este caso, del enfrentamiento que mantuvo Hércules y el gigante Gerión, el héroe tras darle muerte entierra sus huesos, dando forma así a las rocas y manda colocar sobre éstos una gran torre, cerca del lugar Hércules funda la ciudad otorgándole el nombre de la primera joven que se acercó hasta la nueva urbe, su nombre "Crunna", ya que el nombre de Brigantium corresponde a una latinización del nombre celta. 

Curiosamente, en la actualidad el faro sigue constituyendo uno de los grandes tesoros de la ciudad, por ello el escudo de la Coruña conserva la referencia de la Torre de Hércules sobre la calavera y los huesos de Gerión..

 

El faro romano

El faro de Brigantium es el único faro de época romana que sigue en funcionamiento, podemos decir que es único en el mundo y como tal fue reconocido como Patrimonio de la Humanidad en Junio del 2009, hecho ampliamente aplaudido por la población y por las administraciones (Por fin se le daba al faro la distinción que merecía). 

El faro que actualmente contemplamos como viene siendo lógico, ha sufrido extensas modificaciones a lo largo de los siglos, la necesidad de que siguiera en activo preservó su aspecto original, y aunque si bien el faro ahora es unicamente mitad romano, sigue el mismo patrón original. Así de los 57 metros de altura, 36 son romanos correspondientes a su base y solo los 21 restantes son del s.XVIII. Aunque es importante remarcar que el revestimiento exterior de toda la estructura se reformó en el s.XVIII por Eustaquio Giannini.

 

Los orígenes

Construido en el s.I , el artífice de la obra fue un arquitecto lusitano llamado Cayo Sevio Lupo, se sabe por la inscrición localizada en la base del faro, en el que consagra el faro al Dios Marte: MARTI AVG.SACR C.SEVIVS LVPVS ARCHTECTVS ÆMINIENSIS LVSITANVS.EX.VO " A Marte Augusto, Cayo Sevio Lupo arquitecto lusitano de Aeminium, por una promesa.

 
 

En origen el faro disponía de una rampa exterior, para poder transportar la madera que proporcionaba combustible para el fuego. Sus surcos son visibles en el revestimiento exterior de la fachada que se conservaron para preservar su estado original, los sillares que conformaban la estructura y rampa romanas fueron usados en siglos posteriores para la construcción de nuevos edificios, deteriorándolo de tal forma que Carlos III se ve en la necesidad de dotarlo de nuevo del explendor del que gozaba. Es entonces cuando la Torre adquiere el estado que actualmente podemos ver, las variaciones que se han dado desde entonces, tiene que ver exclusivamente con el sistema de alumbrado, del fuego al sistema de espejos, para posteriormente pasar a la luz artificial. Como cualquier faro del mundo dispone de un patrón de destellos intermitentes únicamente atribuible a él, ya que este sistema permite diferenciar la ubicación geográfica a los barcos que se acercan a tierra.

 

 

El interior del faro actualmente alberga una escalera, pero la distribución romana se componía de tres pisos con cuatro habitáculos en cada uno de ellos, estos amplios espacios se remataban con una bóveda y estaban intercomunicados por un sistema que permitía frenar el avance del fuego ante un eventual incendio, el acceso por tanto, era desde la rampa exterior de la torre.

Los amplios muros permitieron preservar de alguna forma la estructura de la Torre por lo que desde el interior pueden observarse los resistentes sillares que soportan puertas y ventanas y que pertenecen a la época romana. Los dos cuerpos superiores de forma octogonal que coronan el faro son adaptaciones posteriores pero siempre respetando el estilo y aspecto original para que pudiera apreciarse como una integración y no como un falso remate. 

Las nuevas tecnologías nos permiten realizar una visita virtual por la torre desde su base hasta la linterna, incluso permiten visualizar la base de la torre donde se hallan las más recientes excavaciones. 

La web no tiene desperdicio y nos ofrece amplia información sobre cada aspecto del faro, con nutridos archivos multimedia y con recursos para el conocimiento de los métodos constructivos aplicados por las sucesivas reformas. Una construcción de incalculable valor en un emplazamiento único.

 

www.torredeherculesacoruna.com/visita3d/