Restos Arqueológicos

Entretejidas esperanzas de un mundo nuevo, llevado hasta los confines de tu imperio, bella Roma…
Que de entre emperadores y caballeros te alzas majestuosa
Cual estatua de frío mármol y cálido oro, entre pétalos de rosas y púrpuras togas…

 

Pues no hay en el mundo un aire tan cargado de vida
que el que se cuela por tus ventanas, ni lluvia más clara que la que filtra tu roja tierra, porque entre palacios y monumentos, ahí sigues tú cual roca,
firmemente fijada para que nadie olvide que aunque nosotros perezcamos,
tú siempre permanecerás sola, viendo caer a los que te aman, no te olvidan y te adoran.

 

Eres tú, hermosa Roma, la que me haces cerrar los ojos, respirar entrecortada y nublar mi pensamiento…
Porque es tal tu belleza, es tan fuerte lo que por ti anhelo que al abrir mis ojos no me puedo creer ni lo que veo, ni lo que siento, y busco entre mis recuerdos una pequeña luz de lo que vi para no olvidarte jamás ni en mis horas de vigía ni en mis sueños.

 

Bajo tus columnas dejé algo de mi alma, sobre tus pedestales mis recuerdos y aunque mis huellas las cubra el desierto, no habrá viento alguno que las borre, ni humanidad que te deshonre, pues quedaremos los que te amamos venciendo tempestades, cubriéndote de tu gloria, protegiéndote del tiempo y de los hombres…

 

Mireia

 

En este apartado encontraréis un submenú con diferentes localizaciones con yacimientos del Imperio romano.

A disfrutar!