Aquileia - Udine

 

Introducción

Como siempre he reseñado a la hora de hablar de las principales ciudades del imperio romano, debemos visionar el entorno para comprender la fuente económica que justificará su sostenibilidad, ese aspecto es básico para entender porqué esas ciudades formaron parte del eje imperial y los motivos de su crecimiento demográfico a lo largo de los siglos. Principalmente se clasificarían por los recursos agrícolas, los recursos mineros o por su situación estratégica dentro de un marco de contención o paso. 

En el caso de Aquilea o Aquileia, son varios los motivos por los que esta ciudad era no sólo próspera sino necesaria. Ubicada cerca de la antigua Noricum, de los Panonios y los Dálmatas, su situación delimitó, antes de la vasta extensión de la romanización, la frontera entre lo romano y lo bárbaro por lo que fue fue un bastión de resistencia de gran valor frente a incursiones del noreste.

Pero independientemente de su valor por su mapa político-estratégico, Aquileia disponía de los recursos agrarios necesarios para el abastecimiento y transporte de mercancías debido a dos aspectos: Su cercanía al mar y su puerto fluvial ubicado en la ribera del río Natiso.

Por decirlo de alguna manera, Aquileia era la urbe fronteriza por la que se distribuían las mercancías llegadas del este para a su vez ser transportadas a través de las vías romanas terrestres y marítimas al resto de provincias.

 

Aquileia y Roma

Habitada por los vénetos, esta zona antes de la llegada de los romanos se había mostrado como aliada de la gran urbe, por tanto no se trató de una conquista por la fuerza sino de una "cohabitación necesaria", de hecho los vénetos habían contenido una incursión gala unos años antes por lo que Roma en el 180 a.C se vio en la necesidad de colocar a 3000 soldados como nuevos ciudadanos que quedaron establecidos de forma permanente, con ello se aseguraba la situación limítrofe y se iniciaba el proceso de romanización. En los años posteriores se unió a la vía Postumia que enlazaba con Placentia y Genua, y que permitia transitar posteriormente pon la vía Aemilia hacia el Sur, todo este entramado de carreteras permitió que Aquileia creciera de forma abrumadora en un plazo relativamente corto de tiempo, por lo que aproximadamente en el 90 a.C es nombrada Municipium.

A partir de ese momento y con la llegada de Augusto la ciudad se convierte en uno de los núcleos económicos más importantes de Italia, la exportación de vino y vidrio, o la importación de metales, ámbar, orfebrería y artesanía  llegada de las zonas orientales de Europa permitió que la urbe alcanzara una densa población poliétnica en la que se contaban judíos, sirios, egipcios o griegos. 

 

Los restos

Aquileia por sus dimensiones dispone de una nada desdeñable cifra de restos, y entre éstos sobresalen sin duda dos, el correspondiente a la zona del foro romano que puede observarse en la imagen superior y el puerto fluvial, no obstante se han localizado los restos del circo, el teatro, el anfiteatro, las termas y algunas villas romanas, pero lo que realmente importa es lo que aun está por descubrir latente bajo sus pies ya que la actual Aquileia está construída en vertical a la antigua urbe, por lo que cada uno de los edificios y campos situados en la zona mantiene intactos los restos de las capas inferiores.

 

El Foro sigue la estructura del resto de foros romanos, se compone de una plaza rectangular perimetrada por columnas, en la parte norte se hallaría el edificio perteneciente a la Curia y en el sur la Basílica, en el noroeste y situado a varias decenas de metros de dsitancia hallariamos el Circo seguido en dirección sur del teatro y un recinto termal, mientras que al este de la plaza a una distancia similar encontraríamos el puerto fluvial. No obstante el foro constituía el centro neurálgico de la ciudad al menos hasta que en el S.II fue construido el Puerto.

 

 

Los restos del Puerto Fluvial de Aquileia son por así decirlos un magnífico ejemplo de construcción civil romana, situado en una de las riberas, alcanza una gran extensión de terreno en paralelo a la Vía Antica. Dispone de divisiones correspondientes a los almacenes de carga y descarga así como de los muelles, dejando patente la relevancia comercial que significó para el resto del imperio.

El río  Natiso viaja hasta el mar sorteando una zona de canales y lagunas naturales desde donde asoman pequeñas isletas, el recorrido de escasos 10 km permitía transportar las mercancías desde el Norte hacia al Sur de una forma efectiva. Las consecutivas restauraciones del puerto, hacen pensar en que estuvo en uso durante largo tiempo y que siempre constituyó el eje económico de la ciudad.

 

 

A través de los años se han localizado diferentes construcciones que dan luz a lo que se supone fue la ciudad en su vertiente más social, los yacimientos desenterrados de villas de grandes dimensiones sugieren una economía potente, donde los comerciantes se convertían en terratenientes acaudalados. En las imágenes aéreas se adivinan las extensiones, la divisorias correspondientes a las diferentes estancias, los peristilos e incluso los recintos termales privados.

 

 

A pesar de que hemos hablado de los dos conjuntos arqueológicos mejor preservados, el Museo Arqueológico muestra los restos de los elementos hallados durante las excavaciones en las que se pueden hallar no sólo elementos de ornamentación o de uso cotidiano sino estelas funerarias, o estatuas decorativas de diferentes épocas.

Otro de los grandes museos es el Museo Nacional Paleocristiano donde son visibles los restos de mosaicos y construcciones de los s.IV y V dejando patente el potencial económico y social de Aquileia incluso en la época de los primeros cristianos. No hay que olvidar que emperadores como Constantino fueron visitantes esporádicos de la ciudad, dotándola de cierto prestigio social.

 

Conclusión

Aquileia debe ser visitada desde la vía Julia Augusta, desde donde parte todo y desde donde son visitables la gran mayoría de restos arqueológicos, una calle heredada de época romana pues constituía el cardo máximo, una de las vías principales del urbanismo y que sin duda nos ayudará a ubicar los yacimientos  en un plano más cercano de lo que previsiblemente fue. El Norte de Italia es más que la magnífica Venecia y sus canales es una tierra hermosa y hostil en una época convulsa.

 

Mireia Gallego

Septiembre 2015