Plinio el Joven

Cayo Plínio Cecilio Segundo nació en Como (Novum Comun) en el año 62. Fue sobrino de Plínio el Viejo del que adoptó el nombre.

Se sabe que estudió en Roma bajo la supervisión de Quintiliano, gran orador de la época. Plínio empezó su carrera política y llegó a ocupar importantes cargos en el senado entre los que se hayan los de cuestor, pretor y cónsul.

La importancia de Plínio reside en su correspondencia, ya que sus libros recogen cartas o epístolas enviadas a sus amigos. En el año 100 de nuestra era escribió su Panegírico, donde alaba la actitud y política del emperador Hispano Trajano, del que era admirador y amigo personal. Posteriormente fue nombrado gobernador en Bitinia, y fue allí donde Plínio inició una correspondencia personal con el emperador y con el historiador Tácito, cartas que a su muerte se publicaron.
Las cartas de Plínio, en un lenguaje sencillo pero formal, nos proporcionan una amplísima información sobre la historia y las costumbres de su época, así pues podemos encontrar cartas donde explica la vida cotidiana de un aristócrata asesinado mientras tomaba un baño, o referencias muy bien documentadas sobre la erupción del Vesubio que destruyó Herculano y Pompeya y donde su tío Plinio el Viejo murió, correspondencia sobre la política a aplicar con los cristianos, o referencias a costumbres de la Roma de Trajano.

Plínio se casó 3 veces, su última mujer fue el ejemplo perfecto de fémina romana culta, sensible, y discreta, de ella se tienen referencias por el propio Plinio quién le dedicó enormes muestras de gratitud y respeto, cuando él estaba ausente ella leía sus libros para recordarle y cuando era ella la que se ausentaba era Plínio el que la recordaba leyendo sus cartas. Fue uno de los hombres más ricos que existieron en su época, aunque en ningún momento hace mención de sí mismo como tal, pero se sabe que tenía alrededor de 500 esclavos o quizás más a su servicio, a los que tenía en gran estima.

Plinio murió en el año 113 aunque se desconoce dónde, no está claro si fue en Bitinia o en Roma.