Aeminium Coimbra

 

Introducción

Aeminium es el nombre que recibió la ciudad de Coimbra durante la ocupación romana. 

Fundada en época Augusta, como muchas de las ciudades hispanas, fue centro neurálgico de la vía que conectaba Olisipo (Lisboa) y Conímbriga por el sur, con Braccara Augusta (Braga) y Brigantium al Norte, esta calzada trazaba una linea casi recta por el Atlántico, fundamental para el comercio entre ciudades, principalmente centrada en la agricultura.

A pesar de que dependía de su vecina Conímbriga (15 km la separan), Aeminium funcionó como una ciudad independiente gozando de todos los privilegios urbanísticos que proporcionaba Roma, convirtiéndose posiblemente en época flavia, en municipio. 

Ubicada junto al río Mondego, con su puerto fluvial, la ciudad se abastecía de los recursos hídricos a través de un acueducto, del que no se conservan los restos actualmente.

Se sabe que dispuso de un teatro, un anfiteatro, y de un muralla perimetral, aunque no se tenga constancia de su ubicación exacta. Lo que sí se sabe es la del foro que confluía en la intersección del decumano y cardo ubicado en la zona que actualmente ocupa las Universidades y el museo de Machado de Castro, recientemente se han ido hallando diferentes restos en la zona, que podrían pertenecer a algún edificio público y un bloque de viviendas.

 

El hecho que la ciudad tuviera centros de ocio como un afiteatro da una cierta información acerca del número de habitantes que no debió ser nada desdeñable, posteriormente muy incrementada en el s.V ,cuando los suevos atacaron Conímbriga, haciendo huir a su población a Aeminium, de ahí que hoy en día reciba el nombre de Coimbra.

La población dispuso de hombres eminentes y económicamente solventes, y así lo atestigua la confección del faro de hércules en La Coruña (Brigantium) por el arquitecto Aeminiense, Cayo Sevius Lupus. 

Ante la escasez de restos tangibles pero sí constatados por las fuentes, debemos presuponer la gran mayoría de los aspectos que se corresponden con la economía y modus vivendi de Aeminium, no obstante el hallazgo del criptopórtico que sustentaba el foro bajo el actual museo de Machado de Castro, sí ilustran la magnitud e importancia del mismo.

 

Restos romanos

Lo que contemplamos en la imagen es el Museo Machado de Castro de la ciudad de Coimbra. La sección inferior en piedra se correspondería a la zona arqueológica romana que muestra el criptopórtico.

 

Qué es un criptopórtico romano

Vamos a hacerlo fácil, el criptopórtico son una serie de galerías subterraneas abovedadas para repartir el peso, que permitían sortear ciertos problemas constructivos, es decir, cuando el terreno es una pendiente y un edificio debe nivelarse con la parte más alta, se creaba un sistema de túneles que permitían soportar la estructura superior, éste fue un recurso muy utilizado en teatros y anfiteatros para aguantar el graderío.

En el caso que nos ocupa, la sede del museo, aunque está renovada, fue previamente el palacete de un clero local que aprovechó la cimentación romana, preservando así su criptopórtico.

 

La estructura de las galerías, entradas y pasadizos vendría a ser como la que os muestro en el dibujo, como se puede contemplar crea una base rectangular que repartía las fuerzas hacia los laterales, en dos pisos. 

 

Esta magnífica obra de ingeniería romana, debe ser contemplada como lo que es, un ejemplo del conocimiento arquitectónico y físico que pone a sus ingenieros entre los más destacables, manteniendo y soportando aun hoy la edificación superior.

Para visitar las galerías debéis acceder al Museo, pero no os perdáis detalle de cada rincón porque entenderéis de alguna forma como éste soportaba el peso del foro.

Dentro de las galerías, también hallaréis los bustos de Agripina, Trajano y Vespasiano.

 

 

Conclusión

Portugal es más que merecedora de un destacado lugar en la historia hispánica, si tenemos la oportunidad de visitar algunas de sus principales ciudades, no os perdáis la oportunidad de conocer también su pasado romano, pues de alguna manera también es el nuestro.

Aeminium, Conimbriga, Olisipo, Bracara, son mucho más que encantadoras ciudades, son legados arqueológicos de su historia que deben difundirse para el conocimiento global.