Agrigento

El valle de los templos está situado en la ciudad de Agrigento en el sur de la isla de Sicilia, el nombre originario de la ciudad griega fue Akragás pero durante la invasión romana en la segunda guerra púnica latinizaron el nombre, aún en la actualidad la ciudad lleva el mismo nombre debido a la orden de Mussolini de mantener los gentilicios romanos.

 

 

Templo de Hera

Se tiene constancia, según los escritos de la época, que la ciudad destacó no sólo por su población de más de 250.000 habitantes sinó por su belleza, siendo designada como "la ciudad más hermosa hecha por los mortales". En la parte más alta del Valle de los templos localizamos el templo de Hera del s.V a.c, de estilo jónico, construído sobre cuatro escalones para nivelarla al terreno, su construcción es períptera (6 columnas en el frontal por 13 laterales), la materia con la que fué construído fue un tipo de piedra de la zona que distaba mucho del mármol utilizado por los griegos, así que para darle el color blanco los arquitectos y constructores crearon una mezcla de cal y polvo de mármol que aplicaron sobre todo el conjunto. Se sabe que en este templo dedicado a la Diosa Hera se celebraban los esposales ya que a esta diosa se le atribuía la protección de la familia, durante la ceremonia a la novia se le ponía una cinta alrededor de su abdomen que no debía sacarse hasta que no quedara embarazada, cuando esto ocurría, la mujer rompía la cinta y la entregaba a modo de tributo a Hera, de este hecho viene la designación de "encinta" para las mujeres embarazadas.

 

 

Templo de la Concordia

 

Bajando la vía sacra (construida por los romanos) se llega a uno de los templos más espectaculares de todos cuantos se pueden ver en el mundo, el motivo no es su magnitud sino su estado de conservación, debido en parte a que fue convertido en iglesia durante el siglo VI d.C dedicado a San Pedro y San Pablo. En el siglo XVIII se decide volver a reconvertirlo en el templo que fue en su origen dando lugar a lo que hoy conocemos por Templo de la Concordia, de hecho se le llama de esta manera erróneamente, unos creen que fue dedicado a la Diosa y otros señalan que se localizó una inscripción que hacía referencia a la concordia de los pueblos, debido a que se desconoce a quién o qué estaba dedicado se le aplicó este nombre, lo que si se sabe es su fecha de construcción, entre los años 440 y 430 a.C. Su estilo es muy parecido al del templo de Hera, períptero con 6 columnas frontales y 13 en los lados largos. De este templo se conserva prácticamente toda la estructura, pudiéndose admirar los tríglifos, y las metopas así como el frontón del templo, en la foto 4 se puede observar como era originariamente y los colores llamativos que eran divisados desde largas distancias.

 

 

 

Templo de Hércules

 
 
 

Cuando continuamos  nuestro camino por la vía sacra, nos topamos con otro gran templo esta vez dedicado a Hércules, datado del siglo VI o V a.C. es períptero con 6 columnas frontales y 15 en los laterales, de él se conserva únicamente algunas de sus columnas pero lo que sí sabemos por las fuentes clásicas, es que en su interior se encontraba una magnífica escultura de bronce de Hércules que era muy estimada por los visitantes, era tal su fama, que el propretor romano Verres, se desplazó a Sicilia para robar los tesoros de estos templos, llevándose consigo la estatua del Dios, finalmente fue acusado por Cicerón pero nunca se encontró la colosal estatua.

 


Templo de Zeus Olímpico

 

Sin duda, el templo con mayor extensión conocida es el que nos encontramos a continuación El templo de Zeus Olímpico, es el más grande del mundo en extensión aunque lamentablemente no se mantiene ningún resto en pie debido a la utilización de los restos como cantera en siglos muy posteriores, así que hay que usar la imaginación. Su construcción era para conmemorar la victoria de Himera, se hizo entre los años 480 y 470 a.C y duró cerca de un siglo pero se cree que no fue acabado, el basamento es de 112,60 m X 56,30 m en él podemos ver 5 enormes escalones de piedra calcarea , era tan grande la construcción que para que las columnas soportaran el peso se intercalaron entre las columnas en la parte superior unos telamones (estatuas de 8 m con forma humana)


El templo constaba de 7 columnas en los lados cortos y 14 en los lados, con arquitrabe dórico y cornisa, en el frontón se cree que habían frisos con representaciones de la guerra de Troya y de la batalla entre los Dioses y los gigantes. Al este del templo se erigía el altar de 54,50m x 17,50m.

 

  

 

Templo de los Dióscuros

 

Pasado el templo de Zeus, y dejando de lado lo que fue, nos encontramos con el templo de los Dioscuros y el Santuario de las divinidades Ctonias. El templo de los Dioscuros está dedicado a Cástor y Pólux, los hermanos gemelos hijos de Zeus y que por tener madre mortal sólo uno de ellos pudo disfrutar de la inmortalidad, la historia de ambos es un ejemplo de amor y amistad muy valorado en la antiguedad.  Los restos que se visualizan son una reconstrucción realizada en el s.XIX, más al norte se encuentran los altares en honor a los Dioses infernales donde se ofrecían sacrificios y donde se realizaban sus cultos.
 

Hasta aquí es el recorrido por el valle de los templos, no obstante Agrigento no sólo consta de monumentos dedicados a Dioses, sino que en las excavaciones halladas se encuentran también otros yacimientos que hacen referencia a sus habitantes, a sus muros de protección ampliados en época romana y convertidos en tumbas en época cristiana así como restos de las vías de transporte de los bloques de piedra hasta el valle, o la tumba de Terón, de los que os dejamos constancia en estas imágenes.

 

  

 

La muralla en sus inicios era de menor grosor y tamaño, en la época romana y debido a su situación estratégica fueron ampliados considerablemente para resistir los asedios, durante la época cristiana se convirtieron en tumbas, de ahí los orificios semicirculares,  posteriormente en época musulmana las tumbas fueron saquedas.

 

Aun se puede contemplar el sistema de transporte de los bloques de piedra desde la ciudad de Agrigento hasta el valle de los templos, el sistema consistía en hacer orificios en la tierra y en ellos una guía de piedra que servía para encajar los bloques que se cortaban en la cantera, las dos vías laterales servían para que enormes ruedas de madera de hasta 3m pudieran circular arrastradas por cuerdas.

 

Agrigento tiene un valor incalculable no sólo por el número de templos, sino por la magnífica ubicación y por el estado de algunos de ellos, vale la pena si se tiene la ocasión de visitarlos preferiblemente en otoño y primavera para evitar las horas más calurosas del día.