Ares

©Trustees of the British Museum

 

Ares fue el Dios de la guerra, hijo de Zeus y de su esposa Hera.

No fue un Dios muy apreciado, por lo que simbolizaba en sí. Su equivalencia en la mitología romana fue el Dios Marte, al cual le fue dedicado el "campo de Marte" situado en el centro de Roma y a quién se le consagró determinadas festividades del calendario romano. A Ares se le atribuye la protección de los Troyanos durante la guerra que enfrentó a los Griegos con éstos, posiblemente porque era un Dios muy venerado en la zona de Tebas, se le apartó un poco del sentimiento religiosos griego, aunque sí se sabe que uno de sus templos estaba situado en Atenas.

Según la leyenda Ares, tuvo diversos romances con Afrodita, (casada con su hermano Hefesto) y que por ello hubieron diversos enfrentamientos entre ambos.