Colina Palatina: Domus Tiberiana, Domus Augustiana, Templo de Apolo...

 
 

Muchas personas desconocen el por qué se le llama Palacio a las construcciones para reyes o emperadores, simplemente lo hemos asimilado a nuestro vocabulario como algo habitual.

Lo cierto es que Palacio viene de Palatino, porque era ahí donde se concentraban las moradas de los emperadores, fue tal su magnitud y su belleza que pasó a designarse a las casas de los mandatarios o regentes como palacios desde la época de Augusto ... y así hasta nuestros días.

Demos un paseo por el Palatino para entender el significado del vocablo y el por qué de su importancia.

 

Accediendo desde el foro a través de la Vía Sacra, el monte palatino nos quedaría a la izquierda. Se accede a través de unas escaleras con amplia pendiente, que conducen directamente a los Orti Farnesiani con sus bellas fuentes y sus jardines, a la izquierda nos quedaría la recientemente asignada casa natal de Augusto.

 

 

 

Si seguimos subiendo accederemos al complejo arqueológico del Palatino que se compone de diferentes secciones, por una parte está la Domus Domiciana, la domus Augustiana, la de Tiberio, restos de la Domus Aurea con el criptopórtico de Nerón, el Templo de Apolo, el de Heliogábalo, La Cabaña de Rómulo, etc... Todos estos complejos eran ampliaciones o reestructuraciones de los mismo edificios, es decir Augusto había utilizado las casas preexistentes para construir el primero de los "Palacios", así la Domus Augustiana no es una casa en sí ni un palacio sino un complejo formado por diferentes secciones y edificios de uso privado, de ocio o de trabajo, de la misma forma la Domus Tiberiana o la Flavia que aprovechando estructuras previas engrandecieron las obras de los predecesores.

 

A pesar que muchos turistas se quejan del estado de las ruinas, ya que se conserva relativamente poco teniendo en cuenta las dimensiones, lo cierto es que si las miras detenidamente son simplemente, espectaculares, ya no solo por la magnitud sino por la calidad que se aprecia en todos los detalles, eso sí, hay que detenerse y prestar atención a los elementos que"per se" pasan desapercibidos.

Os he incluido imágenes aéreas para que podáis entenderlo.

 

Domus Tiberiana y casa de Livia

 

El complejo de la Domus Tiberiana engloba la Casa de Tiberio, la de Livia y el Templo de Magna Mater o Cibeles

 

La Casa de Tiberio está situada en la colina Palatina.

Puede verse desde el Foro Romano, ya que estaría tras la Casa de las Vestales, no es la más grande de las tres que comprenden en el Palatino pero su estado de conservación es relativamente bueno.

Es una estructura regia que se apoyaba sobre el monte por lo que los contrafuertes y los arcos son visibles, queda la duda si originariamente era la casa natal de Tiberio. Se sabe que existía un acceso desde el foro que llevaba primeramente a un recinto para la guardia pretoriana para posteriormente acceder al recinto privado de la Domus. Se englobaría dentro de las construcciones palaciegas típicas romananas con un gran peristilo que daba acceso a diferentes estancias, entre ellas una biblioteca. 

La domus Tiberiana está rodeada con el criptopórtico de Nerón, pasajes semi enterrados que en su tiempo estbana finamente decorados, que comunicaban con la Casa de Livia y con las principales estancias palaciegas. En estos pasadizos fue donde Calígula fue asesinado.

 

 

Entre los restos de la Domus Tiberiana se hallaron frescos que decoraban las diferentes estancias y estatuas masculinas, así como graffittis en las paredes que nos llevan a pensar que algunas salas estaban reservadas al erario de Palacio.

 

 

La Casa de Livia es un Palacio anexo al que se accede a través del criptopórtico. A pesar que sus estancias ahora no pueden ser vistas por los turistas para preservarla de los agentes externos, contienen frescos de estilo Pompeyano de grandísima calidad con motivos naturales así como restos de algun mobiliario interior y del mosaico que pavimentaba los suelos. De todos los palacios el de Livia es el que se conserva en mejor estado.

 

 

Templo Magna Mater

 
 
 

El Templo de Magna Mater o Templo de Cibeles fue un encargo de Marco Junio Bruto en el 191 a .C para conmemorar el regreso de la imagen de la Diosa a Roma. Este templo se situa cerca de la casa de Livia pero hoy en día muy poco se conserva de su estructura apenas las escalinatas de acceso y el podio que sustentaba las columnas, trabajado en  tosca y mortero. 

Rodeado de árboles, se sabe que la cella contenía la estatua colosal de la Diosa sobre pedestal, flanqueada por figuras de leones, su templo fue el lugar donde se celebraban los Ludi Megalensis.

 

Domus Augustiana

 

La Domus Augustiana como hemos dicho es un enorme complejo de varios edificios y era visible desde el Circo Máximo pues está situada al Sur.

Desde la imagen aerea es fácilmente reconocible ya que abarcaría los edificios que rodean el museo Palatino situado en el centro. Como puede verse en la imagen hay una fachada de forma curvilinea que sería la que da al circo y que pertenece a la Domus del emperador, con 2 pisos de altura y que daba a un pórtico que daba acceso a las diferentes salas, posteriormente vendría un peristilo con jardines ornamentados con fuentes y del que adjuntamos algunas imágenes.

 

 
 

Como puede observarse en las imágenes la construcción está realizada en ladrillo y mortero con altos muros y contrafuertes para preservar la intimidad y para garantizar la seguridad imperial. Los pavimentos formaban hermosas figuras geométricas de marmol de diferentes colores que pueden contemplarse en algunos tramos del Palatino.

 

La Domus Augustiana englobaba diferentes espacios destinados a la residencia imperial, (que se iban acrecentando según gusto y necesidad de cada emperador), salas de reuniones o de audiencias del emperador y lugares destinados al ocio, este último caso es significativamente importante ya que en el complejo de la Domus Augustiana se encuentra el estadio de Domiciano que se ve en las siguientes imágenes.

Los arqueólogos creen que no se correspondería con un espacio para el desarrollo de carreras de cuádrigas como el circo ya que es demasiado pequeño para esa disciplina sino que posiblemente a modo de capricho se construyera con esta forma para uso privado del emperador o para la celebración de carreras de distancia o espectáculos deportivos como las que se realizaban en los estadios griegos.

 



 
 

 

Domus Flavia

La Domus Flavia estaría situada entre la Casa de Livia y el complejo de la Domus Augustiana. Diseñada por Rabirio se hizo pensando en agrupar dentro del mismo complejo un lugar para desarrollar las tareas del gobierno y de residencia imperial. Es una estructura rectangular con un peristilo interior decorado con una hermosa fuente octogonal (ver imagen). La diferencia de este complejo con el resto es que era compacto pero con un diseño extremadamente innovador, la parte Norte disponía de una sala para las audiencias imperiales y para las reuniones de estado con un podio central y decorado con 8 nichos 3 por cada lado y dos en el fondo que contenían esculturas de más de 3 metros de altura.

 

Otra sala anexas dedicada al consejo privado estaba decorada con absides, columnas y contrafuertes, con aberturas para la entrada de luz natural.

 

Aqua Claudia acueducto

 

Los acueductos junto con la Cloaca Máximo fueron las infraestructuras de mayor relevancia para la ciudad de Roma.

Este sistema de canalización permitía el abastecimiento de agua a los edificios más importantes y a las fuentes de toda la ciudad, proporcionando la salubridad que requería una urbe de esas dimensiones.

En la actualidad encontramos restos por toda la ciudad especialmente en el Valle de los acueductos, pero en el Palatino se encuentra los restos de Aqua Claudia que podéis ver en la imagen y que abastecían los palacios imperiales y las fuentes del Foro.

Construídos magistralmente con una leve pendiente en todos sus tramos, los constructores de acueductos fueron valores al alza en un imperio que cada vez era más extenso en todo el Mediterraneo.

 

 

Ninfeo de la Domus Flavia

 

Templo de Apolo

El Templo de Apolo fue una construcción de 70x30 m erigida por Augusto y situada al Noreste del Palatino, quedaría situada frente al Templo de Venus y Roma, únicamente separada por la vía Sacra y por la pendiente del terreno.

 

De este templo únicamente se conserva algún resto de los capiteles de sus columnas. Construído con bloques de mármol tenía un podio con escalinata a la que se accedía por el lado oeste, disponía además de una biblioteca.

 

Templo Heliogábalo

El emperador Heliogábalo entre el 218 y 222 mandó construir este Templo dedicado al Dios Sol Invicto patrón de su Siria natal, casi con toda seguridad lo construyera sobre un templo anterior dedicado a Júpiter.

Heliogábalo no contaba con excesivos apoyos o simpatías de sus opositores, lo cierto es que no era raro verlo bailar en el Templo al son de la música o realizar actos que mostraban cierta inestabilidad.

El hecho de que el Templo estuviera consagrado a una deidad extranjera y que el emperador quisiera que esta fuera más importante que Júpiter dentro del panteón romano ofrecía recelos a la gente.

Heliogábalo sabía que si quería ganarse a la plebe debía ofrecerles un gran espectáculo, así que cada año, en unas celebraciones dedicadas a su Dios paseaba la imagen de éste rodeado de oro y monedas y tirado por caballos blancos que él portaba mientras iba caminando frente ellos, al tiempo que lanzaba las riquezas ante el delirio de los espectadores.

Después de su asesinato en el 222 el Templo fue de nuevo consagrado a la deidad Suprema Júpiter y todos los tesoros que aguardaba en su interior así como los objetos de culto más importantes de Roma que lo contenían, fueron de nuevo ubicados en sus Templos de origen, ya que en un ataque de excentricidad del emperador retiró el fuego de vesta, las armas y los tesoros de otros templos para ubicarlos únicamente en éste.

 




 

Actualmente se conserva únicamente la forma estructural del templo de 70 x 40 m y que puede verse en la imagen superior.

 

 

Las Cabañas de Rómulo


Es muy curioso, porque mientras paseas por el Palatino, vas tan ensimismado con todo cuánto ves que no nos percatamos de algunos edificios que possen más carga histórica que material, ese es el caso de las Cabañas de Rómulo.

En el año 2007, se realizaron una excavaciones para asegurar y restaurar ciertos tramos, pero los arqueólogos hallaron la conocida como Casa de Rómulo o las cabañas de Rómulo, tres estructuras circulares, de la época de la fundación de la ciudad a 17 m de profundidad.  Sabían que el hallazgo era importantísimo por las fuentes que describían el lugar donde Luperca dió de amamantar a los pequeños Rómulo y Remo, como un recinto circular cubierto de mosaico y conchas.

Actualmente sigue en proceso de excavación.

 

Sólo me queda deciros que si tenéis la oportunidad de visitarla y contemplar las hermosas vistas a la ciudad, no desperdiciéis ni un milímetro de la colina, pasead tranquilamente y recrearos en los elementos decorativos, sentaos en sus bancos y contemplad la mejestuosidad del entorno, entonces entenderéis el significado de la ubicación.