Templo Atenea Nike

Introducción

A lo largo de mi vida he tenido dos diosas del Panteón griego por las que tengo una cierta debilidad, la primera Hera, esposa de Zeus, ella ya sabe por qué :) y la segunda sin duda es Atenea, o como dulcemente pronuncian los Griegos : Aθήνη "Acine", motivo por el cual el blog recibe su nombre.

Ella es la que da nombre a la polis debido al mito que la enfrenta a Poseidón como custodia de la polis. El relato refleja como ambos Dioses ofrecieron sendos regalos a los ciudadanos, en una especie de concurso improvisado, para que éstos decidieran quién de los dos debía ostentar el protectorado de la ciudad, Poseidón hizo emerger un hermoso caballo blanco extremadamente veloz, según otras versiones lo que brotó fue una fuente de agua salada, mientras que Atenea les regaló un olivo. Este obsequio proporcionaba madera, aceite y un sabroso fruto, por lo que los ciudadanos otorgaron el honor a la diosa.

El mito esclarece así la importancia del olivo como fuente de riqueza nacional así como el nombre de la propia ciudad, quedando relacionados indisolublemente.

 

Localización

 

Siendo la diosa custodia de la ciudad, el templete debía situarse en un lugar privilegiado de la Acrópolis, un espacio en el que se obtenga una panorámica de la ciudad y que proporcione una vista global para asegurar su protección, motivo por el cual se escogió un lugar en lo alto de una torre junto a los propileos (puerta monumental de la Acrópolis).

Efectivamente, el templo dispone de una ubicación preferente e independiente, ya que desde la escalinata principal se construyó un pequeño acceso directo al templo sin necesidad de entrar por las puertas de los Propileos. 

No obstante la parte de fachada que puede observarse desde abajo se correspondería con la parte trasera del templo, llamada (Opistodomos). 

 

El templo

A pesar de la oposición de Pericles a la construcción del Templo, se inician las obras en el 421 a.C y durarán 4 años más hasta su finalización. Con él se pretende conmemorar la victoria ateniense sobre los persas en la batalla de Salamina en el 480 a.C, paradójicamente durante su construcción los atenienses entrarían en guerra con Esparta, conflicto que finalmente acabarían perdiendo.

El encargo se le hace a Kalíkrates, un prestigioso y magnífico arquitecto y artífice también de las obras del Partenón, no obstante en contraposición a las grandes medidas de éste, el templo de Atenea se presentaba como una miniatura, y por ello se convertía en un proyecto complejo, un reto para la vista.

 

Con escasos metros a su disposición, Kalíkrates diseña un proyecto con medidas armoniosas, más de 8 metros de altura desde el estilobato, y una planta de 8 m de fondo y más de 5 de ancho construídos con mármol pentélico (provenientes de la cantera del monte con el mismo nombre). 

Cuatro columnas jónicas estriadas y de una sola pieza fueron colocadas en la parte frontal y en la parte trasera, con este efecto se conseguía que la imagen desde la entrada de los propileos no fuera la de un muro raso, sino que las columnas otorgaran una sensación de ligereza, a este tipo de templos donde se colocan columnas en ambos lados se denominan "anfipróstilos". 

 
 

Los dioses podían ser representados de diferentes formas dependiendo de sus diferentes características de personalidad, Atenea Partenos, sería la que ensalza la virginidad y la pureza, Atenea Promacos, la combatiente primera, o Atenea Niké, la victoriosa, una misma Diosa pero con distintas iconografías.  

La cella donde se ubicaba la imagen de la diosa Niké áptera (representada con las alas cortadas para que no pudiera abandonar la ciudad), disponía de unas proporciones iguales con un efecto de cubo 4m x 4m x 4m abierta únicamente en el acceso que daba a la planície, y desde la que únicamente podían acceder sacerdotes o personalidades relevantes de la política ateniense. Un altar frente al templo servía para las ofrendas que en la procesión de la Panateneas se ofrecían a la Diosa.

A los cuatro escalones "crepidoma", le seguían las basas de soporte de las columnas, con un estilo simple y redondeado seguidas de un fuste estriado, con capiteles jónicos, sobre éstas un arquitrabe de tres lineas horizontales seguidas de un friso con bajorrelieves de temática mitológica y bélica que representaba la intercesión de los Dioses a favor de las tropas atenienses para la victoria final.

Sobre el friso una cornisa que soportaría el frontón representando la imagen de Atenea, del que se tiene muy pocos restos.

 

 

Lo que actualmente contemplamos es el fruto de sucesiones restauraciones arqueológicas entre los siglos XIX y XX en que fue necesario colocar las piedras, esparcidas a su alrededor, como si de un puzzle se trarata, intercalando mármol de diferente color en los orificios en los que no se disponía la pieza original, con ello el visitante podía observar con precisión cuales eran los elementos originales. En el 2010 finalizó una nueva etapa en la que se sustituyeron las uniones de hierro de reconstrucciones anteriores, por juntas de titanio más resistentes a las inclemencias y respetuosas con el mármol.

 

Conclusión

El templo de Atenea Niké es una pequeña joya de la arquitectura clásica perfectamente ejecutada. Sus dimensiones no son sinónimos de mediocridad muy al contrario, es el trabajo artesano de un gran arquitecto que rindió culto a la divinidad de la polis con extremada delicadeza y respeto. Kalíkrates puso en el mapa de la historia un pequeño homenaje que ha significado un referente de arquitectura, que deberán disfrutar las sucesivas generaciones.

 

Mireia Gallego

Julio 2015