Deporte y Baños Públicos

Uno de los mayores logros de los romanos fue la perfección en la construcción e instalaciones de sus baños públicos, adaptados de la idea de termas que impulsaron los griegos y que posteriormente los romanos no sólo la copiaron sino que la mejoraron substancialmente.

Las termas se convirtieron no sólo en un hecho importante para la salud pública, sino en un bien común, un centro de reunión accesible a personas de cualquier condición y estatus, las termas eran lugar de encuentro, charla y culto al cuerpo, tal fama adquirió en la sociedad romana que se llegaron a contar por cientos, algunas de servicio público construdias por los emperadores de ahí que adquieran su nombre: las termas de Trajano, las de Nerón, las de Caracalla... y otras de carácter privado más o menos costosas, incluso Agripa siendo edil de la ciudad de Roma permitió su gratuidad durante todo un año.

La higiene en Roma se convirtió en culto pero también todo lo que rodeó a las termas, hay que hacer especial mención en el hecho que las termas no eran sólo baños sino un conjunto lúdico y de ocio con diferentes edificios entre ellos gimnasios, museos, jardines, estadios y bibliotecas, era en el centro donde se encontraban propiamente los baños separados para los diferentes sexos, los destinados a las mujeres se llamaban Balnea, es cierto que compartían los diferentes baños con los hombres pero a diferentes horas, ya que los problemas ocasionados por los baños mixtos, obligaron a los emperadores a instaurar horarios para que no coincidieran.
Los baños estaban al cuidado de centenares de personas, éstos eran los encargados de infraestructuras y servicios, desde calentar las zonas del baño caliente hasta reparar tuberías porque ante todo eran auténticas obras de ingeniería, grandes bóvedas enladrilladas con depósitos de aguas inmensos, y largas cañerías que ascendían por los muros regulando la temperatura según la sala.

 

 

Lo primero que se encontraba en la entrada eran los "Apodyteria" o lo que es lo mismo los vestuarios, luego venía el Tepidarium que era una sala caldeada pero tibia y que permitía pasar al frigidarium o al caldearium, la primera era una sala abierta con piscina donde la temperatura bajaba en picado, esta permitía descongestionar los músculos, mientras que el caldarium era todo lo contrario, ésta estaba orientada para que el sol más fuerte del día la caldeara, a su vez del suelo emergían las tuberías de agua caliente calentada previamente en los túneles subterráneos que hacían circular vapores a altas temperaturas. 

Rodeando los baños habían numerosas salas de gimnasia llamadas Scholae donde los romanos desnudos hacían ejercicio, musculaban etc..., alrededor del Scholae había un paseo verde ajardinado con fuentes y bordeando esta zona un complejo de edificios con salas de reuniones, tabernas, bibliotecas, tiendas, etc... es decir, la idea romana del baño era cultivar cuerpo y mente tal y como lo habían hecho sus vecinos griegos. Las termas se clausuraban cuando anochecía. Es admirable la decoración propia de estos recintos, una de las obras artísticas más reconocidas actualmente "el lacoonte" fue una escultura decorativa de las termas, ahondando sin ninguna duda en la idea que el ideal de termas corresponde a un estado de relax, belleza e interrelación entre los individuos.

Los romanos antes del baño cultivaban su cuerpo con diferentes juegos y deportes, en algunos de ellos se utilizaban balones y pelotas como en el Harpastum, habían otros juegos parecidos a la pelota vasca y al baloncesto, e incluso había uno que consistía en golpear un saco, exactamente igual que los boxeadores actualmente. Otros ejercicios consistían en el levantamiento de pesas o en el atletismo, pero en todos estos casos era requisito ir vestido con el endromida, que es una túnica para estos menesteres, pasado ese momento de ejercicio y cuando estaban ya fatigados era cuando se despojaban de la ropa y entraban en la zona de baños, primero al caldarium, luego al tepidarium y luego al frigidarium para un baño frío. Posteriormente y si querían los esclavos podían darles masajes con aceites y esencias perfumadas.