El Aguila


Tesoros del Museo Británico

Introducción

El águila de Bonelli es una especie de rapaz muy común en la cuenca mediterranea y es más que posible que fuera la protagonista de los muchos episodios que acontecieron en la Roma más antigua, aquélla que hizo historia... 

Quién sabe si su vuelo fue el artífice de marcar el pomerium o si su visualización por parte de los aúspices fue motivo de buen o mal augurio. El caso es que el águila fue el icono indiscutible de la Roma simbólica y formó parte de la representación imperial asignándole un significado fácilmente reconocible como modelo político y social.

Tesoros del Museo Británico
 

El por qué se escogió ese símbolo y no otro es quizás por su carácter protector y de dominación, el águila representa los elementos característicos del poder y el control, motivo por el cual se halla también en la simbología de otras civilizaciones, pueblos y culturas totalmente ajenas a Roma. 

El águila por tanto, se asoció a la divinidad principal, Zeus griego o Júpiter romano, para constatar su supremacía frente al resto de los dioses y para reafirmar más si cabe, las decisiones de los aúspices. Así fue representado en esculturas y frisos llegando incluso a convertirse en este animal en muchos de los episodios mitológicos, por tanto, si un grupo de estos animales sobrevolaban Roma, es más que posible que fuera el mismo dios que los enviara o que intentara ofrecer un mensaje. 

Tesoros del Museo Británico

Ante tal símbolo de poder, no es de extrañar que el águila pasara a engrosar la iconografía de la masculinidad o de la protección divina siendo ese principalmente el motivo por el que se veía representado en las insignias romanas, en la numismática, o en la decoración imperial. 

Tesoros del Museo Británico

En la Roma más primigenia, los soldados portaban un manojo de trigo en la zona más alta del estandarte romano, pero con los años fue sustituído por el águila, mucho más intimidante y motivadora, pues los soldados entendían que Júpiter estaba de su lado. Tras un periodo en el que se acoplaron nuevos animales al grueso de la iconografía de Roma, el águila continuó siendo la más relevante, siendo colocada en la parte más alta de los estandartes romanos y forjada en metal noble como la plata, el oro o el bronce. 

 

Aquilifer, el custodio del símbolo romano

 
Tesoros del Museo Británico

Si algo caracteriza a la sociedad romana es su forma de apegarse a los símbolos, este hecho tiene mucho que ver con ese carácter de supremacía y esa forma de mostrar sus grandezas al mundo, por tanto el águila no podía ser portada por cualquiera, debía ser custodiada por un hombre con rango mayor al legionario, con la capacidad suficiente para proteger el símbolo de las legiones y dispuesto a hacer lo que fuera necesario para que no cayera en manos enemigas. El aquilifer, por tanto, era un suboficial sujeto al mando de un centurión y por ende su cargo representaba un sueldo mayor que el de cualquier optio o legionario. Para hacerse una idea de la importancia de portar el águila legionaria, el aquilifer llevaba entre su indumentaria reglada un escudo diferente que se acoplaba al brazo para poder seguir llevando el estandarte y para poder liberar la otra mano para manejar el gladius.

 
Tesoros del Museo Británico

El águila no podía ser excesivamente grande por dos razones, la primera porque supondría un impedimento para el aquilifer en sus largas travesías o en la protección del mismo, la segunda porque en varias ocasiones, ante una previsible derrota era desmontada y oculta entre los ropajes. Tras la batalla, el aquilifer colocaba el águila en el "aedes signorum" (recinto sagrado del campamento romano) donde era fuertemente custodiada. La perdida del águila en el campo de batalla o el robo de la misma, era un deshonor y un mal augurio, siendo una obligación la de recuperarla.

 

El águila como símbolo del emperador

 
Tesoros del Museo Británico
 

El águila como bien he comentado formó parte del símbolo del poder imperial, es más que probable que el significado viniera dado por dos de los aspectos que he comentado, el primero es la constatación del poder del emperador como padre protector de la patria y el segundo como comandante en jefe de las legiones de Roma. El águila mostrada con las alas extendidas, abrazaba, en actitud paternal, al pueblo de Roma muy similar por cierto a la representación de la diosa egipcia Isis, portando las alas de milano por su condición de madre protectora.

En multitud de ocasiones, el águila portaba o se situaba cerca de una corona laureada o bien sobre un orbe que simbolizaba el poder de Roma sobre el mundo.

 

El águila en el s.XX

Al igual que el saludo romano a mano alzada, el águila fue el símbolo por excelencia de las dictaduras fascistas del s.XX, pero a diferencia del gesto, el águila logró de alguna forma sobrevivir en las banderas y signos de otros países, especialmente en el continente americano. En Europa sentimos un cierto rechazo al águila como símbolo del totalitarismo pero en EEUU el gran sello de la nación porta como emblema el águila americana como icono de libertad. Actualmente casi todas las banderas o escudos heráldicos muestran el águila, dignificando y ensalzando sus valores. Probad de buscar cuantas cuentan con el noble animal!

 

Mireia Gallego

Mayo 2016

¿Te ha gustado el artículo? Dame tu opinión!

el aguila

ricardo alberto sancho | 03.05.2017

Es interesante, en Roma el aguila significaba tambien la bendicion de los dioses, por eso era tan duro cuando una o màs legiones la perdieron, no queda muy claro porque Roma adopto el aguila, entre otros animales, despues fue sinonimo de muchos imperios, lo que nombras y el de Napoleòn tambièn, dicen que E.E.U.U. se discutio si se tomaba el OSO o el Aguila, ya que algunos fundadores pensaron que el aguila era una animal rapaz, pero triunfaron los que preferian el aguila.

Re: el aguila

Blogger | 23.05.2017

Mil gracias por tus aportaciones y por leerlo

Comentario..

Diego | 02.05.2017

Excelente la descripción y el.porque del ave elegida..saludos...

Re: Comentario..

Blogger | 23.05.2017

Gracias Diego por leerlo y comentarlo, esta es vuestra casa

Nuevo comentario