Siracusa


Sicilia está llena de evocaciones a su pasado griego, lugares como Giardini Naxos, Siracusa, Agrigento, etc.. dan una idea de su importancia en la antigüedad y acercan al visitante a una nueva dimensión de la importancia del mundo helénico en el mediterraneo.

 

Siracusa está situada al sudeste de la isla de Sicilia, la isla de Ortygia fue colonizada por los corintios en el año 734 a.C y sus habitantes empezaron a extenderse por la isla, pero no fue hasta el s.V a.C cuando la ciudad empezó a ser gobernada por los tiranos de Gela con quienes la ciudad alcanzaría una gran importancia convirtiéndose en una potencia política y militar, pasado el tiempo se instauraría una democracia dirigida por Hermócrates, y a finales del s.V a.C después de ganar la batalla contra los atenienses la ciudad alcanzaría su máximo apogeo con la intervención de Dionisio el Grande, sometiendo a las ciudades orientales de Sicilia y ampliando su poder, durante su reinado tuvo que hacer frente a un periodo complicado ya que las guerras contra los cartagineses fueron constantes, pero Dionisio las hizo frente haciéndose valer de una gran diplomacia, fue durante su reinado y el de su hijo cuando el filósofo Platón se desplazó a la isla para invitar al rey a que pusiera en práctica su teoría política sobre una ciudad ideal gobernada por filósofos pero se negaron por lo que Platón al final tuvo que ser comprado por sus alumnos debido a que Dionisio II lo condenara a ser vendido como esclavo.

 

Durante los siglos posteriores, Siracusa fue gobernada por régimenes aristocráticos, democracias de corta duración y reinados como el de Hierón II que viendo la hegemonía romana pactó una alianza con estos a fin de garantizar la paz en la ciudad durante las guerras púnicas que enfrentaron a romanos y cartagineses por el control de la Isla de Sicilia. No obstante a la muerte de Hierón, el partido siracusano que apoyaba a los cartagineses tomó el relevo por lo que Roma mediante el asedio de Marcelo 212 a.C, logró conquistar la ciudad, asesinando a grandes ilustres de la ciudad como a Arquímedes, que mediante ingeniosos inventos había logrado poner en graves apuros a las tropas romanas.

 

En la isla de Ortygia se concentró la parte antigua de la ciudad, no obstante el crecimiento demográfico obligó a sus habitantes a fundar nuevos barrios en tierra firme y a iniciar construcciones de puentes entre ambos territorios, en las imágenes podréis contemplar una parte de sus restos, que no todos, y que darán una idea de su importancia.

 

Templo de Apolo (isla de Ortygia) 

 

 

El templo de Apolo fue construido en el s. VI a.C, su importancia no sólo reside en la magnitud sino en que es el primer templo conocido en la época construido en piedra, ya que con anterioridad las columnas eran de madera revestidas. Su estilo es períptero (6 columnas en los lados cortos y 17 en los largos) de estilo jónico, y en su lado este se puede leer una inscripción en griego "kleomenes, hijo de Knideidas, lo hizo para Apolo y erigió las columnas, obras bellas", no se sabe si fue él el arquitecto o la persona que financió su construcción. De este templo se conservan la planta rectangular, una de las paredes de la cella y restos de las columnas, en la cella pueden verse arcos debido a que fue convertida en iglesia y posteriormente en mezquita.

     

 

Templo de Atenea (isla de Ortygia)

   

El templo de Atenea fue construido en el s. V a.C, en la parte más alta de la isla, y que en la actualidad corresponde a la catedral de Siracusa.
Los cristianos tenían orden de destruir cualquier templo pagano o en su defecto reconvertirlo en un templo cristiano, así que lo que hicieron fue crear arcos en la cella interior del templo (foto 2) y con esa piedra sobrante cubrieron los espacios entre las columnas exteriores del templo (foto 1, 3 y 4), gracias a esta reconstrucción se conserva la estructura original del templo y la disposición de sus columnas jónicas ( 6 frontales y 14 laterales), la entrada al templo era la contraria a la actual es decir, por la parte que da al altar de la catedral, se sabe que se entraba por una puerta de oro y marfil y que en el frontón había colocado un escudo dorado de Atenea. Debido a las dominaciones musulmanas se construyó una mezquita y posteriormente los normandos la volvieron a convertir en iglesia cristiana. Lo que es extraña es la sensación de saber que bajo esas enormes columnas que deben ser abrazadas como mínimo por dos personas para llegar a tocarse, se ha dado culto a la diosa Atenea, y que aún hoy en nuestros días podemos disfrutar de ellas.

 

Manantial de Aretusa (isla de Ortygia) 

Este manantial que da al mar, es un ejemplo de hasta qué punto los griegos daban respuesta mediante la mitología a lo que es un hecho natural. Dice la tradición:

Aretusa era una ninfa de la Diosa Artemisa, Alfeo se enamoró perdidamente de ella así que la seguía continuamente, la diosa enterada de este hecho convirtió a su ninfa en manantial para que Alfeo dejara de acosarla, pero éste lejos de desistir se convirtió en río (situado en Grecia), por lo que cada día cruza el mar jónico para reunirse con Aretusa en la salida que el manantial tiene al mar, amándose eternamente.

 

Ara de Hierón II 

 

Posiblemente estuviera dedicado a Zeus, este es un altar enorme de 198 m x 22,60m donde se ofrecían sacrificios al dios, se sabe que se podían sacrificar a la vez 100 bueyes lo que nos da una idea de su magnitud, habían unas rampas laterales y unos canales por donde circulaba la sangre de los animales que era posteriormente recuperada para hacer abonos agrícolas. El ara está creada sobre una base cuadrada de roca tallada en bloques, las rampas estaban decoradas con atlantes y la cornisa superior con cabezas de leones, no obstante sólo conservamos el basamento debido a la utilización de las moles de piedra como fortalezas españolas durante la ocupación de la isla. Delante del ara había un pórtico, se sabe que numerosas personas extranjeras visitaban este altar y que los sacrificios se hacían asiduamente a modo de ofrenda al Dios.

 

Teatro Griego 

 

 

El teatro griego (238 y 215 a.C) que contemplamos en la actualidad se corresponde con la estructura construida por Hierón II, ya que con posterioridad y en época romana se amplió la cavea y se crearon accesos que después destruyeron para construir las fortificaciones de Ortygia en el s. XVI por Carlos V.

El teatro tiene un diámetro de 140 m., separados por dos sectores horizontales con 9 cúneos y 10 escalerillas, en las paredes de roca hay grabados nombres de Dioses y de familiares de Hierón, posiblemente esto servía para saber cual era tu asiento. En una planta semicircular estaba la orquesta que era donde se ponían los coros, mientras que seguidamente y ya en la escena, y un poco más elevados se ponían los actores que escenificaban la obra. Bajo la escena habían plataformas móviles de madera que servían a los actores para crear efectos, como plataformas elevadoras que les hacían aparecer y desaparecer emulando a los Dioses. En época romana el teatro también sirvió para espectáculos navales debido a la localización de una cisterna. A pesar de que puede divisarse con acierto la mayoría de los elementos lo que no podemos hacernos una idea a simple vista era de la magnitud y belleza del escenario, ya que eran construcciones realizadas en madera y se han perdido en su totalidad, no obstante los  arqueólogos han logrado reconstruir en imagen lo que fue con el minucioso estudio de los orificios y estructuras que han quedado en la piedra.

 

 

 

En la parte superior del teatro en la llamada Via de los sepulcros encontramos el Museion, que es una gruta artificial con una fuente de agua, y diversos orificios donde se habían colocado estatuas, posteriormente en el era cristana fueron convertidas en catacumbas.

 

Las latomias (canteras) y Oreja de Dionisos

 

     

 

Las latomias eran canteras que fueron usadas como prisiones y la más importante está situada en la parte trasera inferior del teatro de Siracusa llamada Latomia del Paraíso de 45 m de profundidad, estas acogieron a miles de esclavos incluso atenienses que vivían en condiciones infrahumanas en total oscuridad ya que aunque en la actualidad están al descubierto como se puede ver en la foto 1, durante el S.V a.C eran auténticas ratoneras que no dejaban pasar la luz del día y que sufría humedades constantes, aún hoy podemos observar los orificios en las paredes que sirvieron para aposentar los andamios para picar en las partes más altas, así como los grabados que dejaron los picos en la superficie de la roca. La Oreja de Dionisos pertenece a la Latomia del paraíso, fue llamada así por Caravaggio debido a su forma exterior (foto 4), se decía que el tirano Dionisos se ponía en ella para poder escuchar todo cuanto se decía de él, pero esa es una leyenda inventada por Caravaggio, lo que sí es cierto es que la acústica del orificio es espectacular, tanto es así que doblar una hoja de papel en su interior es reproducido con gran estruendo debido a la estructura de la gruta, ello fue motivo para que algunos pensaran que esta excavación estaba hecha a conciencia para darle la acústica necesaria al teatro griego, debido a que esta cavada bajo las gradas, pero algunos estudiosos creen que es una simple coincidencia y que de hecho los trabajos de la cantera tuvieron que detenerse debido a la aproximación a las gradas y su posible derrumbe.