Sócrates

 

Sócrates nació en Atenas en el año 470 a.c.

Su familia pertenecía posiblemente a la clase adinerada y se sabe en parte porque fue hoplita en las guerras de los atenienses contra los persas, concretamente en las batallas de Potidea, Delio y Anfípolis, y para ello tuvo que comprarse su escudo y la indumentaria, únicamente con un poder adquisitivo alto podía optarse a encabezar la primera línea de batalla. Su padre fue escultor y su madre fué comadrona, en un principio Sócrates se decantó por continuar con la escultura, y de hecho alguna de sus obras estuvieron expuestas por encargo de Pericles en la Acrópolis, no obstante su afán por el conocimiento del hombre le impulsó a decantarse por la filosofía.

Sócrates se alejó de la carrera política y se afianzó un puesto como pensador en un momento en que el arte, el pensamiento y la política estaba en pleno apogeo en Atenas. Nunca se alejó de la ciudad, y era común encontrarlo en el ágora charlando amigablemente con quienes se hallaban cerca. El método de Sócrates es el de formular preguntas que los interlocutores respondían, un sistema de diálogos. Al principio esas preguntas podían entenderse como desconocimiento pero nada más lejos de la realidad, el filósofo ejercía tal presión que al final la persona tendía a quedarse sin argumentos, cuestionándose entonces todas las explicaciones dadas. Todo ello, para demostrar que en verdad, somos ignorantes y que la mayor virtud por encima de cualquier cosa es no creerse sabio: "solo sé que no sé nada". La sabiduría, por tanto, partía del conocimiento de sí mismo y de las propias limitaciones, esa voz interior que aconseja llamada Daimónion, es la que permite autoanalizarse y cuestionar las diferentes posturas del individuo..

Sócrates fue seguido por numerosos discípulos, entre ellos el más conocido, Platón. Nunca instauró una institución educativa como tal sino que se limitaba a enseñar a cuantos quisieran escuchar. Fue por esta razón por la que fué acusado por los demócratas "de corromper a los menores", en el juicio hizo un alegato en su defensa que irritó a los jueces ya que cuestionó a su manera los intereses reales que le habían llevado hasta allí, pero no le sirvió de nada siendo condenado a muerte, mediante la ingestión de Cicuta (Planta venenosa).

Sus discípulos intentaron en vano sacarle de prisión y escapar, pués Sócrates aceptó su destino como parte de su vida, corría el año 399 a.c.

Todo lo que se sabe de Sócrates es por los libros de Platón, que reproducen sus diálogos y enseñanzas, por Aristóteles, por el gran comediante Aristófanes, quién le dedicó una de sus comedias "Las Nubes", criticando las posturas de Sócrates y por Jenofonte.