Maravillas desaparecidas: Coloso de Rodas

Introducción

Al igual que hacemos actualmente, en la Grecia clásica se estableció un listado de maravillas del mundo conocido. 

Teniendo en cuenta que esta lista está formulada por unos pocos afortunados que pudieron viajar durante meses o años, no es de extrañar que se pudiera exagerar o destacar aspectos que a priori interesaban.

Debemos partir ya de la base que la traducción de "siete maravillas" no es correcta pues en realidad la palabra debía traducirse como "cosas que ver", este error, llevó a pensar que estas construcciones que abarcaban diferentes territorios del Este de Europa, África u Oriente Medio, eran las más representativas o espectaculares del momento, y aunque si bien es así, lo que estos escritores plasmaron en sus relatos eran monumentos que debían ser vistos alguna vez en la vida. Con los años, los listados fueron modificados a placer y el único que permaneció en pie y que sigue siendo considerado una de las 8 maravillas del mundo, son las pirámides de Gizeh en Egipto.

Filón de Bizancio en el s.III a.C relata sin poner nombres concretos, las ciudades o zonas que merecen ser visitadas, así nos habla del Eufrates, Egipto, Rodas, etc... no es hasta Antípatro de Sidón un siglo más tarde cuando pone nombres a los monumentos, haciendo referencia también al Coloso de Rodas.

Qué es el Coloso?

©Trustees of the British Museum
 

Rodas es una isla situada en un triángulo estratégico muy importante. Frente a la costa de la actual Turquía, se situa cerca de Creta, Egipto y Grecia. Es decir, Rodas era un punto de trasiego de comercio hacia Oriente o viceversa. Independientemente de su vertiente económica, Rodas se vio inmersa en un conflicto político tras la muerte de Alejandro Magno.

Hasta su muerte, el imperio había pertenecido exclusivamente a la familia real macedonia, pero antes del prematuro fallecimiento, Alejandro había cedido su poder a su general más brillante llamado Pérdicas. Éste fue el encargado de dividir el territorio conquistado en diferentes partes que fueron repartidas entre los generales de Alejandro, Antípatro, Cratero, Ptolomeo, Lisímaco, Eumenes, Antígono. No obstante, esta difícil tarea, significaba que unos recibían un legado más substancioso en cuanto a tributación y posibilidad de riqueza, por lo que no tardó mucho en estallar unas luchas internas en las que los territorios debíeron posicionarse.

El hijo de Antígono y por tanto heredero de su parcela de imperio, Demetrio, intentó asediar la isla de Rodas como castigo por la coalición que la isla formó con Ptolomeo, custodio de Egipto.

A pesar que Demetrio llevó un inmenso ejército hasta sus costas, Ptolomeo había enviado por su parte una flota de apoyo a Rodas que consiguió hacerlos huir de forma precipitada, corría el año 304 a.C.

Esa huída llevándose casi lo puesto, permitió que los Rodios vendieran todas las armas y equipos de asedio a un precio más que considerable. Con las ganancias obtenidas se decidió construir un monumento que recordara su resistencia.

 
©Trustees of the British Museum

 

Para tal empresa, los Rodios contrataron en el 280 a.C a uno de los suyos, un escultor de la escuela de Lisipo, llamado Cares de Lindos. El artista ideó una esculltura de 32 metros confeccionada en bronce. Se cree que Cares erró en el presupuesto creyendo que sería menor la cantidad de bronce y hierro que precisaría, por lo que antes de suicidarse, quedó en la más absoluta ruina. 

Dónde se ubicaba y cómo era?

Este es un eterno dilema, mientras unos apuntan a su ubicación en el puerto de Mandraki otros lo enclavan en un alto de la isla donde se ubicaba la acrópolis y donde se han localizado restos de una base estructural amplia dispuesta para soportar un gran peso, realmente no se tiene muy claro dónde fue colocada de forma definitiva, aunque iconográficamente era mucho más atractiva situarla tal como se ideó en las ilustraciones con las piernas abiertas dejando circular las naves bajo ella. 

Si aplicamos el sentido común era más práctico situarla en una posición más alta, con ello se evitaba los posibles problemas derivados de tormentas que pudieran desestabilizarla o de la inconvenecia de cerrar el puerto durante su construcción, ahora bien, si la función de la estatua era la de faro, es posible que fuera situada en el espigón del puerto o en la zona costera.

La estatua de 32 metros de forma humana representaba al dios Helios, custodio y protector de Rodas, la escultura colosal se soportaba por un esqueleto formado por roca y hierro, cubierto por placas de bronce, mucho más pesada en su parte inferior que en la superior para soportar la totalidad de la estructura. No se sabe si iba desnudo o vestido, casi siempre se le representa con una leve tela cubriendo su sexo pero si hubiera seguido el modelo escultórico griego de la escuela de Lisipo, yo creo que tiene más sentido que apareciera totalmente desnudo. 

Tengo mis dudas de la posición de las piernas, esculpirlas abiertas representaría un cálculo matemático complejo para la distribución del peso, por otro lado no parece la opción más práctica y segura, es más que posible que sobre el podio de mármol de 15 metros, el coloso se representara con alguna de sus piernas flexionadas levemente o inclinada hacia delante. 

Dejemos que Plinio nos explique:

 

"El más admirado fue el Coloso de Helios, en Rodas, hecho por Cares de Lindos, alumno del Lisipo antes mencionado. Esta estatua medía 70 codos de altura. Después de 56 años un terremoto la derrumbó, pero incluso yacente es una maravilla. Pocos el pulgar pueden rodear con los brazos, sus dedos eran más grandes que la mayoría de las estatuas que contenían marfil. El vacío de sus extremidades rotas se asemeja a grandes cavernas. En el interior se ven magnas rocas, con cuyo peso habían estabilizado su constitución. Doce años tardaron en terminarla y costó 300 talentos, que se consiguieron de las máquinas de guerra abandonadas por el rey Demetrio en el asedio de Rodas"

 

Helios era representado casi siempre con los rayos de sol sobre su cabeza, es más que probable que así fuera, o incluso que sobre esa corona y para darle un efecto más real se utilizara como faro, dándole luz a la parte superior producida por el resplandor del fuego. En algunas representaciones idealizadas en siglos posteriores se le añade una antorcha que crearía el mismo efecto, pero no creo que fuera práctico subir por su interior, recorrer uno de sus brazos para poder alcanzar el cénit de la escultura y mantener la llama. Parece más lógico una estructura vertical y más amplia.

Con todo lo dicho, no os recuerda esta escultura a algo más reciente? Echadle imaginación...

 

La estatua de la Libertad de Nueva York cumple casi la totalidad de las medidas y disposiciones del Coloso, distan un metro de una a la otra. Asimismo, fue una influencia para la construcción del Coloso de Nerón.

 

Fin del coloso

Es una tragedia que no se perpetuara en el tiempo, pero era una empresa difícil, la escultura tal y como nos explica Plinio cayó por la fuerza de un terremoto el el 226 a.C o como creían los Rodios por la voluntad divina, quedando sus restos esparcidos por la zona y manteniéndose de tal forma durante 900 años. No fue hasta el s.VII durante la ocupación musulmana cuando se trasladaron los restos caídos al Este y se vendieron para fundirlo.

Aunque es una tragedia que no nos quede nada, lo cierto es que se ha convertido en un mito, llenando la imaginación con infinitas posibilidades de formas y contornos. Lo que no es menos cierto es que si fue considerada como algo digno de ver por los más antiguos, acostumbrados a grandes estructuras, es porque el Coloso sobresalía por más elementos que los meramente escultóricos.

Quién sabe si algún día podremos volverla a ver...

 

Mireia Gallego

Noviembre 2015