Taormina Sicilia

Introducción

Taormina es de aquellas poblaciones con un encanto diferente, situada al este de Sicilia, sobre la gran pendiente del monte Tauro y haciendo un dulce zigzagueo desde la costa se nos muestra como un balcón donde contemplar dos espectáculos de la naturaleza, el volcán Etna y la bahía de Naxos. 

Sicilia ha sido siempre un punto caliente del mediterraneo, morada de piratas y tiranos, fue la mecha que inició el conflicto con los cartagineses pero su estratégica ubicación, sus riquezas agrícolas y su relevancia como puente entre la península y el norte de África también fomentaron y despertaron suspicacias para su control.

En el 736 a.C un grupo de colonos de Naxos en clara búsqueda de nuevas oportunidades, se asentaron en lo que hoy en día es Taormina y fundaron la ciudad dándole el mismo nombre que tenía su isla natal Naxos, tras 3 siglos de colonización, Dionisio I de Siracusa la toma por la fuerza y se la cede momentaneamente a la tribu de los Sículos aunque posteriormente la sitiará apropiándose de ella, para entonces la ciudad adopta el nombre del monte donde descansa: Tauromenio.

Durante los siglos posteriores, los colonizadores iniciales de Naxos retornaron a su antigua ciudad gozando de cierta estabilidad pero la situación de guerra endémica que se padecía entre los tiranos de Sicilia, hizo que que durante los dos siglos siguientes la ciudad fuera pasando de unas manos a otras.

Parece ser que durante el conflicto entre Romanos y Cartagineses, los ciudadanos de Taormina se posicionaron del lado de Roma, por lo que gozó del beneplácito de los vencedores, esa posición de cierta independencia se prolongó hasta el s.I a.C cuando comenzaron las luchas internas en Roma tras la muerte de César. Pero con la paz augusta, Taormina prosiguió su crecimiento y relevancia.

 

El Teatro

El teatro se sitúa en la parte más alta de Taormina, las vistas del teatro al más puro estilo griego dan a una espectacular bahía de Naxos. A pesar de que el origen del teatro es helenístico, pues así lo demuestran algunas inscripciones grabadas en la piedra recordando a Hierón II s.IV y III a.C, su apariencia actual se corresponde con las modificaciones y ampliaciones realizadas en épocas imperiales romanas, sobre todo lo que tiene que ver con la estructura de la escena.

 

La cavea o gradas tienen un diámetro de 109 m. construidas en ladrillo, están divididas en 9 cúneos con capacidad para 5000 espectadores, igual que el teatro griego de Siracusa. La orquesta semicircular está ligeramente más baja que el escenario con dos salidas laterales para el coro, sobre estas se aposentaba el escenario con dos pisos, con tres salidas para actores en el primero y decorados con columnatas y un pórtico superior.

 

 

 

Se sabe que en transformaciones posteriores fue reconvertido en arena para la organización de espectáculos de gladiadores pues se encuentran aún las estructuras del muro de protección de las gradas para la seguridad de los asistentes, así como la eliminación del desnivel entre la orquesta y el escenario.

No sabría decir que es más espectacular si el teatro o el paisaje en cualquier caso es un buen motivo para descubrirlo.

 

Mireia Gallego

2006