Sobre el restablecimiento de lo romano

Introducción

Hace unos años el perfil que teníamos los que nos apasionaba lo clásico era el de friki. Éramos muy pocos, poquísimos, los que queríamos dedicarnos a esto a tiempo completo, los que hubiéramos deseado pasarnos las horas analizando entre cientos de libros los aspectos más destacados de la cultura grecolatina. Sí, nos miraban raro, una cosa era sentir cierta simpatía por el latín y el griego y otra bien distinta intentar convertirlo en una vocación, recuerdo que una conocida a la pregunta, qué quieres estudiar y escuchar mi respuesta pensó que mi vocación era la de ser bailarina, me quedé ojiplática, sólo hacía falta echarme un vistazo para ver que eso no era muy probable, casi contraproducente.

Lo cierto es que su respuesta me pareció relevante, había un gran desconocimiento del significado de lo clásico en parte debido a una nefasta gestión de determinados docentes que enseñaban el latín de la forma más aburrida posible, parecía hecho a propósito, lo que yo no podía comprender era como algo tan apasionante y que forma parte de nosotros no fuera atractivo para más personas.

Tras el paso por la universidad, decepcionante por cierto para mi gusto pues prima más la traducción que la comprensión, me sentí en la necesidad de extender y difundir lo poco que sabía con la esperanza de que hubiera más gente en la red dispuesta a entender el por qué de nuestra cultura, nuestra literatura, nuestra historia, en fin ... el conocimiento de uno mismo, y así en el año 2003 nace la web atenea-nike, convertida hace dos años en este blog.

La sorpresa fue mayúscula, no sólo habían más frikis sino que éramos una colonia en la sombra, no podía creérmelo, era como si hubiera estado viviendo sola en un mundo devastado por una catástrofe y encontrarme con un montón de supervivientes al otro lado de la red, al más puro estilo hollywoodiense o a lo walking dead ;)

 

No quiero exagerar cuando digo que he pasado cientos y cientos de horas frente a la pantalla del ordenador o frente a ciclópeos libros para poder realizar algunos de los artículos que se encuentran en el blog, pero creo que ha llegado el momento de hacer referencia a las miles de personas que como yo dedican sus horas de ocio a difundir la cultura clásica, tarea que supone crítica, fidelidad, objetividad y sacrificio.

 

Reestablecer lo que creíamos perdido

El gran error es considerar que estuvo alguna vez perdido, en realidad lo clásico se ha mantenido de forma silenciosa pero latente en todo cuanto hacemos, por lo tanto reestablecer no sería lo más correcto sino redifundir con mayor énfasis y con muchas más herramientas aquéllo que muchos entendemos que forma parte de nuestras vidas.

A pesar del maltrato constante al que ha sido sometido el latín y el griego por parte de las administraciones, el hecho es que nosotros, sus mecenas protectores, somos incansables a la hora de agruparnos o de difundir a través de todas las redes sociales que tenemos a nuestra disposición. Somos algo así como los " Justicieros de lo clásico", vamos...que lo único que nos falta es acordar un traje de súper héroe y salir por las noches saltando por los tejados con una cota de malla y un gladium como arma.

Porque, sí amigos, somos incansables, tenaces y si me apuras pesados... Y tú te preguntarás, "Qué hacéis? Tampoco se os ve tanto".

Estáis seguros?

 

Grupos de recreación histórica

En cada región de Hispania, se halla un grupo de recreación histórica. Ell@s son hombres, mujeres y niños que se encargan de confeccionar o adquirir en tiendas especializadas, siendo lo más fieles posibles: ropas, trajes militares, togas y elementos decorativos que sirvan para ilustrar a los visitantes sobre cómo se acicalaban los romanos, qué bebían y comían, como luchaban o con qué jugaban. Eso quiere decir una gran inversión en tiempo y de recursos económicos, nadie sabe hasta qué punto.

A todo esto, pertenecer a estos grupos de recreación incluye el estudio eshaustivo de aquéllo que van a representar, es decir, si recrean una formación militar deberán saber cuántas personas lo componen, las técnicas militares e incluso los estandartes representativos o las batallas en las que participó la legión en cuestión. Si su tarea es la de emular a los gladiadores, deberán adquirir toda la equipación para cada tipo, no es lo mismo ser un mirmillón, un tracio o un secutor, ya que cada uno de ellos dispone de una técnica y un arma de defensa o ataque diferente. Sumadle las horas de entrenamiento para poder representarlo en el lugar y fecha prevista.

Si el grupo de recreación se compone de todo esto y más, es decir, si son un equipo multidisciplinar, debe existir una junta directiva que sea capaz de organizar los diferentes ámbitos de la recreación, desde lo ya comentado a los grupos de confección de mosaicos, juegos infantiles, venta de productos o cerámicas o peinados de la época, es decir es una tarea ciclópea y dificilmente valuable por la inversión en esfuerzo y tiempo.

Todas estas personas muestran sus conocimientos prácticamente a coste cero. Movilizar a todos ellos con la infraestructura que todo ello comporta significa que su pasión es infinita y que merecen que se les valore por sus titánicos esfuerzos.

Grupos de recreación hay centenares, unos más amateurs, otros más profesionalizados, pero sea en una vía o en otra, todos aunan esfuerzos para difundir lo clásico y las ganas puestas son cuanto menos dignas de mencionar.

www.youtube.com/results?search_query=recreaci%C3%B3n+historica+romana

 

Los grupos de recreación son el máximo exponente de la difusión clásica, ellos muestran a los ciudadanos de a pie de pueblos, barrios o urbes cuáles eran las señas identitarias de Roma y son los instigadores de que los más pequeños se interesen por los espectáculos de gladiadores o por la equipación militar. En los niños y niñas cala con una increíble facilidad el gusto por lo antiguo sin cuestionarse ningún otro aspecto sobre su vigencia o moralidad. Todo ese tesón y trabajo puesto en pro de la cultura aun cuando los organismos locales les ignoran, debe ser respaldado visitando sus actividades y contribuyendo a que puedan seguir difundiendo su conocimiento.

 

Asociaciones 

Los grupos de recreación precisan de una red de difusión de sus eventos, es cierto que los contratantes como los ayuntamientos o las administraciones pueden difundir sus actividades culturales en medios escritos o a través de cartelería, pero los artífices verdaderos de la gran dispersión de la información, las vías romanas de esta clase de eventos, son las asociaciones. 

Estas organizaciones sin ánimo de lucro se rigen por unos estatutos de buenas prácticas en los que priorizan la difusión antes que el enriquecimiento asociativo, entre otras cosas porque es imposible hacerse rico con ellas, diré más...lo raro es no empobrecerse. La gran mayoría de ellas no reciben subvenciones y las que algo reciben son cantidades que a duras penas pueden costear el alojamiento web de su plataforma en internet, todo ello quiere decir que deben buscar financiación privada a través del mecenazgo o del patrocinio a cambio de la visualización de un logotipo empresarial.

Son cientos de horas dedicadas en exclusiva a la búsqueda de noticias, a la organización de eventos atrayentes para los socios, coordinación de las actividades, reuniones asamblearias, búsqueda de tertulias, charlas, libros, etc....que puedan completar una buena gestión.

Son cientos de horas contactando, buscando o ideando nuevas estrategias que permitan difundir lo clásico, poniendo del bolsillo propio un dinero que de otra forma se destinaría al ocio, recibiendo muchas puertas cerradas y sometiendo a las propias familias a un desgaste por el tiempo invertido.

 

webs y blogs

Se cuentan por miles, realizadas por profesores, escuelas, filolatinos, historiadores, arqueólogos y así un largo etc... Apostar por este tema es a priori apostar por un sonoro fracaso comercial, pero la diferencia es la pasión y el objetivo final que se busca con estas plataformas. Nada tiene que ver con el dinero ni con el reconocimiento, es la fijación de poner de manifiesto la vigencia de lo clásico luchando a contracorriente con los proyectos curriculares actuales, es dar un puñetazo en la mesa para decir basta de ignorar el pasado como parte de nuestro futuro, es el tesón de un grupo de gente dispuesta a dar conocimiento a cambio de la satisfacción de ver como los jóvenes se interesan por la materia y aportan nuevas visiones más frescas e innovadoras.

Podemos localizar las más profesionales o las de contenidos más sencillos o menos elaborados pero no por ello debemos pormenorizar o prestar menor interés, al contrario debemos animarnos a seguir con nuestra tarea hercúlea y en ocasiones poco gratificante por las muchas dificultades que encontramos en el camino.

 

Literatura, animación y juegos

A lo largo de estos años me he encontrado con decenas de autores que difundían sus obras ambientadas en la antigüedad con una mezcla de orgullo y pudor, estas pequeñas pero grandes obras se vendían en plataformas digitales a sabiendas que muchas no alcanzarían un objetivo equiparable a la ilusión puesta en su creación y aun así la gran pasión que despierta el tema es capaz de sobreponerse al revés que supone no conseguirlos.

Santiago Posteguillo es un referente especial sin duda en este país, a él también le debemos la emergencia del interés debido a su incomparable habilidad y sapiencia a la hora de escribir, sumergiéndote en la trama con la esperanza de que las horas no pasen, pero junto a Posteguillo caminan muchos otros financiados por grandes o pequeñas editoriales que siguen apostando por esta temática, la nuestra y que no sucumben a los libros de autoayuda.

Finalmente, las nuevas generaciones nos están aportando aplicaciones que permiten contemplar en 3D como era Tarraco o visualizar a vista de Dron las bondades del Coliseo, entre otras muchas. Estos chavales son el auténtico tesoro, son el proyecto a seguir, son el prometedor futuro donde se auna la cultura y la tecnología, son los artífices de una nueva Roma, la que resurge de las piedras para convertirse en píxeles.

 

Conclusión

GRACIAS A TODOS! No sabéis cuanto os admiro y no sabéis cuanto os entiendo. Sólo por eso, por vuestro esfuerzo, vuestra dedicación y vuestro compromiso os merecéis toda la gratitud posible y el empujón para seguir adelante. Somos pocos pero cuánto ruido hacemos! Somos pocos pero qué pasión le ponemos! En cada paso de la legión, en cada choque de gladius, en cada web, en cada libro dejamos algo de nuestra alma, pero nuestro legado como la misma Roma será para siempre!

 

Mireia Gallego

Junio 2016