Sobre la influencia clásica en la publicidad

Introducción

Uno de los aspectos más importantes de la publicidad es la habilidad creativa que hace inclinar la balanza del comprador sin que éste se percate del exhaustivo análisis al que previamente ha sido sometido el producto.  

Su tamaño, forma, color, etiquetado y su posterior exposición al público en diferentes medios permite seleccionarlo por encima de otros productos de la competencia o de crear una necesidad de compra.

Todo importa, absolutamente todo... el target, el precio del producto o la marca a la que va unida pone de manifiesto la tipología de cliente al que va dirigido y esos aspectos llevarán a la agencia a incluir un logo, una melodía pegadiza, un eslogan o un sello identificativo que quede marcado en la memoria del potencial comprador, así pues, el cerebro tiende a clasificar el negro como un producto gourmet y elitista o a asociar el blanco a determinados productos farmacéuticos. Como éstos hay millones de ejemplos que ejemplifican la ardua tarea del creativo publicitario.

Lo clásico en publicidad  

A priori, si yo digo que hay miles de productos que utilizan lo clásico como medio para llegar al potencial cliente, de entrada se generarán ciertas suspicacias o se me puede tachar de "barrer para casa", pero creedme, es así..tanto que os lo voy a demostrar.

...en la moda

Este es quizás el más evidente de todos, marcas como Emporio Armani o Versace sin ir más lejos hacen uso de iconos helénicos o romanos para crear una sensación de exclusividad. Versace dando un paso más allá, colocó como sello empresarial la representación del ser mitológico, Medusa, convirtiéndose en su icono más valioso y fácilmente identificable a primera vista y en cualquier parte del mundo. Sus cenefas helénicas, el excesivo dorado, o sus patrones emulando las antiguas ropas femeninas permiten establecer una relación íntima que va unida intrínsecamente a la marca.

Pero quizás para el público más familiarizado con la ropa deportiva y menos chic, encontrarán un magnifico ejemplo en la marca NIKE. Inspirada en la diosa alada de los griegos "Niké", representa el ideario de la consecución de los objetivos y la libertad, aspectos que la marca supo apropiarse como propios y otorgando a la compañía magníficos beneficios en su comercialización.

El logotipo mismo de la marca representa una idealización del ala de la Diosa, y es identificable como en el caso de Versace con sólo contemplarla, ya que la marca está intimamente asociada a su logo.

Kappa, es otra de las marcas que hace uso de la nomenclatura de la letra "K" del alfabeto griego para crear un sello identificativo. Pero sigamos...

...en la alimentación y productos de limpieza

Al igual que ocurre con la moda, el uso de determinadas imágenes o nombres clásicos en los logos permiten dotar al mismo de cierto aire de distinción y exclusividad. Este hecho se ejemplifica especialmente en los vinos y espumosos de nuestro país, donde Dioses como Baco intímamente relacionado con estos caldos, permiten darle más fuerza a un vino. Atrium, Baco, Enate, Cum Laude, Protos crean un efecto distinguido a la nomenclatura y lleva al comprador a creer que quizás estén posicionados en un nivel superior o en el que exactamente están.

Pero como de vino no es de lo único que se vive también está la alimentación para recordarnos que bien por sus nombres o en el anagrama de sus logos, lo clásico también está presente, únicamente y a modo de divertido juego podemos pasearnos por los lineales de cualquier super y contemplar cuales son los nombres grecorromanos que aparecen por las etiquetas, la mermelada Helios (en clara referencia al dios del sol), los helados Magnum, Bavoleum, Vía Romana, Vitalinea, Aquarius, Oikos, Aquafina, Frigo o en productos de higiene del hogar e íntimos? Tenemos Ajax, Durex, Lux, Nivea, Venus, Signal, Mustela, Vitis, Axe, Dove, Kinesia, Eudermin, etc...

... en las esencias

Si el lector de estas lineas sigue interesado y descubre que siente una cierta curiosidad podemos seguir sin parar porque aun queda mucho por desgranar, los perfumes sin duda es uno de los platos fuertes de la nomenclatura grecolatina, este año nos hemos hartado de ver como tanto el perfume "Invictus" para hombre como su versión femenina "Olympea" nos mostraba a través de sus spots publicitarios a un hombre musculado en un estadio acompañado de musas que caían rendidas a sus pies o en su homóloga femenina una bonita joven representada como una diosa bajando las escaleras del Olimpo, pero si bien en este caso es muy muy claro, hay otros menos evidentes pero que igualmente tienen que ver con nuestro tema: Hermés, Andros, Quorum, Opium, Kouros, Aqua Divina, Narciso, Nautica, Alpha, Dune, Versus, son algunos de los muchos ejemplos que copan nuestras tiendas sin percatarnos de la influencia que tiene sobre nuestra percepción esta relación clásico-elitista.

Pero independientemente de la nomenclatura de los perfumes, en este caso existe además una cierta tendencia a mostrarnos las bondades de la belleza clásica reflejados casi siempre desde una idealización divina de los modelos. Tejidos largos y vaporosos de corte helénico, permiten ensalzar la feminidad muy por encima de otros aspectos, asimismo dulces jóvenes que corren entre campos primaverales recuerdan las personificaciones de las musas entre tímidas risas joviales e inocentes. O lo que es lo mismo los idearios de belleza en su concepto, no en el detalle, son esencialmente los mismos.

 

... en el motor

Estoy convencida que más de uno/a se sorprenderá con la cantidad de logos y nombres con procedencia grecolatina, simplemente porque lo hemos asimilado con tal naturalidad que no hemos indagado en los orígenes etimológicos.

Volvo sin ir más lejos eligió la misma palabra que un verbo latino con un significado bien sencillo "rodar o girar", Pegaso se inició en el motor colocando sobre sus vehículos la imagen del caballo alado como seña de fortaleza y robustez, Honda colocó las alas victoriosas como logotipo, Audi significa "escuchar", Dacia usó el nombre del país de fabricación en época romana como marca, pero todos estos nombres no están colocados al azar, ya que son usados también en los modelos que fabrican: Clío, Focus, Fabia, Octavia, Kalos, Micra, Ignis, Prius, etc... 

La automoción sin duda está fuertemente influenciada y resulta divertido descubrir entre los coches y motocicletas la etimología clásica.

... en la farmacéutica y en las aseguradoras

Es más que evidente que las grandes farmacéuticas se han valido de lo clásico para ofrecer una imagen seria y profesional, es el gran poder de lo selecto. Entre muchas podemos hallar Novartis, Beta, Catalysis, Leo, Aquilea, Arkopharma, Cum Laude, etc... etc... etc... Ya no me voy a meter en los nombres de los medicamentos ya que gran parte de ellos constituye un magnífico diccionario de enfermedades y propiedades a las que va dirigido el producto, simplemente lo hemos aceptado a nuestro vocabulario sin más. En el caso de las aseguradoras médicas o no, la inclusión de un nombre latino o una imagen clásica evoca al cliente una sensación de seguridad y de experiencia, motivo que potencia su crecimiento económico: Qualitas Auto, Sanitas, Genesis, Atlantis, Vitalicio, Atlas, Generali, Securitas, Plus Ultra, y un largo etcétera, muestran sin atisbo de duda la relevancia de la etimología como efecto de compromiso y tranquilidad.

.... en la electrónica

No por ser un producto de los últimos 2 siglos queda exento de esa influencia, ejemplos son Olympus, Canon, Acer, Android, Sigma, Oracle, Lotus, Omega, Calypso, Lorus, Casio, Kronos, Alfa, en fin... un largo etcétera 

En este caso al igual de los precedentes, sintetizan en una imagen o en su nombre el estandar de calidad que la propia marca quiere ofrecer, así como el uso de adjetivos superlativos en lengua latina permiten al anunciante un aporte extra de distinción que finalmente calan en el comprado, sigiloso pero efectivo.

... en el deporte 

No cabe duda que debe infundir en el contrario un efecto disuasorio el llamarse Ajax o Hércules, y precisamente estos son dos de los nombres más usados en el campo de los deportes, éstos o bien el nombre romano de la provincia de la que procedes, veamos algunos ejemplos: Betis, Hispalense, Ajax de Ámsterdam, Iuventus, Complutense, Júpiter, Numancia, Fortuna, Espartanos, Atalanta, etc...Todos estos singulares nombres responden a una necesidad de crear la sensación de fortaleza, heroicidad y resistencia propias de las epopeyas clásicas o de los mitos principalmente helénicos. 

 

Conclusión

En términos generales se puede concluir con la certeza de que lo clásico constituye un valor al alza en el campo de la publicidad. Clasificado como exclusivo y dominando  diferentes mercados, permite englobar conceptos como la belleza, la seguridad, la fortaleza y el carácter heroico. Por otro lado atestigua que aquéllo que parece olvidado y relegado al más puro ostracismo permanece en nuestros días salpicando el recuerdo.

Hay miles de elementos más que pasan desapercibidos, os invito a que continueis con la búsqueda, os sorprenderá...

 

Mireia Gallego
Enero 2016