Treveris - Trier

Introducción

La actual Trier (Alemania) está enclavada en un territorio casi fronterizo con Bélgica, Luxemburgo y Francia, ubicada junto al río Mosel, es fácilmente identificar por qué se interesaron por ella los romanos. Tierras fértiles, y un enclave que permitía la distribución de materias o tropas a Germania o la Galia Belgica le otorgaron un lugar preminente entre las urbes del norte.

Tréveris anteriormente había estado ocupada por la tribu celta de los Tréveros, pero la conquista de la Galia por Julio César y la ocupación temporal de esta zona por las legiones romanas (30 a.C) hicieron que la ciudad se fuera romanizando paulatinamiente, convirtiéndose en una de las urbes más fieles a los intereses romanos y por ende más relevantes para el propio imperio, dotándose del apelativo de "Segunda Roma".

Durante la época de Augusto y tras la reestructuración de las provincias del imperio dispuestas por Octavio, se le otorgó el nombre de Augusta Treverorum, acrecentando la sensación de pertenencia a Roma, y con un claro significado de gratitud a través de la inclusión del nombre del propio Augusto, mérito sólamente adquirido por escasas urbes del ya vasto imperio romano.

Su punto álgido como urbe lo alcanzó durante la época de Constantino I, y posteriormente durante el incipiente periodo cristiano, cuando muchos de los estamentos más relevantes del clero católico fijaron allí su sede perpetuándose su influencia hasta los siglos s.XVII, fecha en la que se incian las ocupaciones derivadas de la Guerra de los 30 años por Españoles y Franceses.

Actualmente Tréveris ostenta el título de ciudad más antigua de Alemania. El magnífico estado de sus ruinas permitió que la Unesco, durante la década de los 80, declarara sus restos como Patrimonio de la Humanidad.

 

Los restos romanos

Puente romano sobre el río Mosel

El magnífico puente que actualmente contemplamos y que sigue activo, pertenece a una reestructuración del s.II de dos puentes previos que se construyeron en los siglos anteriores, el primero, datado en el s.I a.C de estructura de madera tuvo una utilidad meramente funcional, mientras que el segundo ya fue construido totalmente en piedra, no obstante en el 144 a.C se inician las tareas de refuerzo y rehabilitación de este tercer puente, que ha llegado hasta nuestros días.

Porta nigra

 
 

Digamos que si hay un monumento romano que englobe la simbología y significado que tuvo Tréveris, sería sin duda la Porta Nigra, llamada así por el color de la piedra.

Literalmente, es una puerta de entrada a la ciudad que estaba adosada a la muralla delimitadora. Construída entre el imperio de Marco Aurelio y Cómodo, año 180 de nuestra era, está paralela al río y por ella se accedía a una de las vías principales de la ciudad, realmente su apariencia es ferrea y robusta, motivo por el que se ha preservado casi de forma intacta hasta nuestros días.

Se dispone en 4 estructuras a diferentes alturas, dos torres laterales, una unión central con dos arcos de entrada y un edificio semicircular anexionado a una de las torres. La torre que aparece en la imagen superior a la derecha dispone de una altura de 4 pisos, en su base rematada por columnas decorativas sin obertura y tres pisos superiores con ventanas y columnas intercaladas, la sección central se dispone a la misma altura que la torre de la izquierda con tres pisos, el primero correspondería a la sección de entrada con dos vanos separados por columnas y dos pisos superiores adornados con 6 oberturas intercolumnadas. La torre de la izquierda sigue el mismo patrón.

La torre adosada semicircular, ligeramente más pequeña, se presenta como un bloque homogeneo, reforzado por arcos en la parte inferior para repartir el peso, y decorada con pequeñas ventanas en inferior número a las mencionadas anteriormente. En contraposición dispone de un piso superior a modo de pasillo exterior con columnas.

 

 

La parte posterior de la Porta Nigra presenta la misma disposición y altitud pero difiere en relieve ya que el bloque se muestra plano. 


Interior de la torre más alta
 

El interior de la Puerta está decorado con gravados religiosos en las columnas divisorias y dispone de pasillos intercomunicantes de gran amplitud confeccionados con el mismo material.

A pesar de que en época cristiana se construyeron templetes cristianos, Napoléon dictaminó la destrucción de los mismos para que la puerta fuera contemplada con el aspecto de antaño.

Termas imperiales

Constantino en el s. IV mandó construir este magnífico recinto termal de unas dimensiones colosales, convirtiéndose en el tercero más grande. Es más que posible, que el hecho que ubicara una residencia en Tréveris y que los orígenes de su madre estuvieran en esta ciudad, fueran motivo suficiente como para regalarles un complejo de esta magnitud.

Se halla cercano a la basílica de Constantino y al anfiteatro romano, ocupando una gran extensión de terreno. Actualmente pueden verse los muros pertenecientes al caldarium, así como restos de algunas de las salas anexas. En la imagen aerea es visible la palestra utilizada para gimnasio y la disposición de salas contiguas.

 

Imagen aerea

Basílica de Constantino

La basílica de Constantino (Aula Palatina) fue construida en el S.IV como lugar de disposición del gobierno romano durante la época en que el emperador fijó su residencia. Confeccionada en ladrillo pero rematada en mármol y enlucido, disponía de un sistema por el que se calefactaba todo el edifició ya que el suelo albergaba varias calderas que permitían conducir el aire caliente por los muros de la pared a todas las alturas del edificio.

Este edificio jamás se construyó aislado, de hecho perteneció a un complejo mayor que albergaba la residencia de Constantino. La basílica logró resistir el paso del tiempo por el aprovechamiento que de ella se hizo durante los siglos posteriores. Soprende y en que manera las dimensiones 27, 2 de ancho x 33 m de alto x 75 m de laro (incluyendo el área del vestíbulo), pero lo que más llama la atención es el magnífico estado de conservación (a pesar que sufrió hasta un incendio) y que la catapultan, como la sala romana completa más antigua y en mejor estado.

 

Actualmente sus sobrios muros albergan la sede de una iglesia protestante, que puede disfrutar del magnífico eco de 7 segundos que proporciona sus dimensiones.

Anfiteatro

El anfiteatro está situado cerca de las termas imperiales, aprovechando una leve pendiente del terreno. 

La elevación del terreno permitió construir una parte del graderío pensado para albergar unas 25.000 personas.

Construido en el s.I, se situaba entre las murallas de la ciudad, por lo que durante los siglos posteriores los accesos al anfiteatro fueron usados como puertas de entrada a la propia Tréveris. La arena con unas medidas de 75 m x 50 m constituyen un referente importante en cuanto relevancia para Roma.

El anfiteatro conserva el foso bestiario en la parte inferior de la arena, que permitían la elevación de los animales durante los espectáculos. 

 


Restos de murallas
 

Conclusión

Tréveris es una desconocida si tenemos en cuenta la dimensión, proliferación y estado de conservación de sus ruinas. Es un magnífico ejemplo de como los restos arqueológicos pueden marcar el signo de las nuevas ciudades, convirtiéndose en valores seguros no sólo para un turismo de calidad sino para el conocimiento de la historia.

Alemania atesora grandes monumentos no demasiado conocidos pero sí muy importantes para visualizar y contextualizar el imperio romano del Norte.

Conocerlos es una opción, difundirlos debería ser una obligación.

 

Mireia Gallego

Junio 2015