Los orígenes tribales de los romanos

 
Si habéis tenido la ocasión de pasear por Roma, es para aquellos que amamos la cultura clásica, un espectáculo que te mantiene en un silencio únicamente roto por los suspiros de admiración, pero también es cierto que para la gran mayoría la atracción se centra principalmente en ciertas épocas conocidas de Roma, normalmente en el segmento temporal que engloba la parte final de la República y toda la época Imperial. 
Estamos muy acostumbrados a imaginar Roma como una urbe enorme, bien organizada política y militarmente, con una sociedad compleja, paternalista y costumbrista dada al lujo y a la ostentación, y a partir de ahí emerge una fascinación por sus intrigas palaciegas o su magnífica capacidad de innovar o construir pragmáticamente, es decir idealizamos aquello que aun podemos ver. 
 
Si algo tenían los romanos, era una proverbial forma de hacer propaganda, lo habían hecho siempre, eran grandes vendedores de sí mismos y por descontado de sus orígenes, así la leyenda de Eneas, la loba Luperca y los gemelos Rómulo y Remo era una manera de dar comienzo como sociedad individal y distintiva. Es mucho mejor decir que provienes de una familia real Troyana que decir que tienes una mezcla de campesinos y guerreros tribales, lo que por otro lado no significa que el mito no estuviera fundamentado en hipótesis con cierta dosis de realidad.
 
 
Existen fuentes clásicas que nos hablan de esos inicios primigenios, Tito Livio, Dionisio de Halicarnaso o el Poeta Virgilio, pero debéis entender que este último había escrito la Eneida por orden de Augusto, y que por tanto la finalidad de la epopeya era establecer un sentimiento de pertenencia al colectivo, es decir, una especie de orgullo patrio, de hecho, Augusto estaba obsesionado con que Roma volviera a sus tradiciones originales y dejara de adorar cultos orientales y como comprenderá el lector, cuanto más heroicos y más ensalzadores de las virtudes fueran más facilita sin duda el formar parte de él. Eso se aprecia en el trato que se dieron a los diferentes reyes de Roma según sus orígenes....pero de eso hablaré más tarde... Entonces ¿Cuando empezó Roma?
 
Para entender Roma hay que visualizar globalmente lo que ocurrió en los movimientos migratorios, es más que posible que tuvieran razón cuando hablaban de sus orígenes Troyanos, no tanto del lugar como de la zona. Se sabe que la ocupación del mediterraneo principalmente vino del Este, aunque no únicamente, pero esa influencia oriental es visible en los restos que conforman especialmente las islas italianas y las ciudades del Sur. La península itálica estaba habitada por diferentes tribus de signo muy distinto y más concretamente en la zona que ocuparían las Colinas de Roma habían tres tribus que representaban la mayor parte de sus habitantes: los etruscos, los latinos y los sabinos y en menor medida o en zonas más periféricas los ecuos, los volscos, los marsos o los hérnicos. Lo que delimitaba el territorio de unos u otros principalmente era el lado del Tíber en el que te encontraras, los etruscos eran una tribu muy poderosa que controlaban un territorio enorme que incluiría toda la Toscana hasta Roma y extendiéndose hacia el Este, y los latinos ocupaban la franja opuesta hasta Calabria, es decir hacia el Sur, incluyendo las ciudades de Alba Longa y Lavinium. Los Sabinos por su parte ocuparon el oeste de los Montes Apeninos ocupando el cruce de la ribera de los diferentes ríos de la zona incluyendo el Tíber. Podréis imaginar que las relaciones entre las diferentes tribus no eran muy fáciles, a pesar de que entre ellos habían lazos de parentesco especialmente entre los sabinos y los latinos.
 
 
 
Bien, ahora imaginaros el territorio de lo que sería Roma, con diferentes chozas en las diferetes colinas y un pantano en lo que ahora sería el Foro Romano, ¿a que no es tan idílico? Os preguntaréis porqué las tribus coincidieron en ese punto, lo cierto es que el Tiber y las vías de conexión confluían en ese pequeño e inundado centro, es más que posible que la intención de los etruscos fuera extenderse por el sur, los latinos hacia el Norte y los Sabinos hacia el mar, eran tierras fértiles y un lugar perfecto para la comercialización.
Los enfrentamientos fueron constantes, cada tribu incluyendo a las más pequeñas, cada determinado tiempo u ocupaba territorios de sus vecinos o se disputaban  zonas de interés, debieron ser épocas extremadamente duras. La evolución de las sociedades parten de una necesidad básica, independientemente de la confrontación territorial debían sobrevivir entre ellas, por lo que se fueron diluyendo formando una sociedad con identidad propia, en la que prevalecía la influencia latina y etrusca. A pesar de que los latinos eran mucho menos numerosos en cuanto a población, supieron preservar su espacio de poder frente al emergente y consolidado pueblo etrusco. Aun así la hegemonía de estos últimos a nivel comercial, económico y social permitió que los latinos integraran y adoptaran parte del sistema de los etruscos y se entrelazaran entre ellos, de la misma manera que los etruscos habían adaptado la cultura griega a la propia debido a sus fluidos contactos comerciales. Haciendo un paralelismo que nada tiene que ver pero que sirve para entenderlo es como decir que los europeos hemos americanizado ciertas costumbres, como ocurre con Halloween, no es propiamente nuestra pero la adaptamos a nuestra manera de hacer, creando un festividad mezclada con castañas y boniatos y niños haciendro truco o trato, en el momento en que la sociedad mayoritariamente adopta una festividad la hace propia, de alguna forma este ejemplo sirve para vislumbrar lo que las sociedades y las tribus hacían en la Edad de bronce o hierro, estableciendo lazos comerciales y aprendiendo de otras culturas se adaptaba lo extranjero a lo propio.
 
Aun así no debió ser nada fácil asentar ese gen propiamente romano. Eso se ve fácilmente en cuanto observamos la influencia que en las fuentes clásicas tuvieron los reyes latinos, sabinos o etruscos. Los 4 primeros Reyes de Roma fueron un intercambio de poder entre los latinos (Rómulo y Tulio Hostilio) y los que pertenecían a los sabinos (Numa Pompilio y Anco Marcio), durante más de 130 años el control del Estado recayó en regentes de estas dos tribus pero los últimos tres reyes de Roma son etruscos, no hubo intercambio de poder, lo que evidencia que durante un siglo el control de las instituciones y de la administración estaba bajo la hegemonía etrusca. Con la expulsión de los reyes etruscos, los latinos volvieron a demandar un mayor poder del sistema original de la administración pública  basado en Curias y tribus.
 
Ahora imaginaros la misma escena de antes, vivís en chozas o cabañas más o menos elaboradas dependiendo de tu tribu y estáis condenados a entenderos para organizaros a todos los niveles, ¿qué haríais? . Aunque os miréis de reojo cada uno en sus colinas, lo cierto es que debe existir una organización que permita una convivencia segura, para ello se creó un ordenamiento por el cual cada tribu tenía 10 curias formada por hombres de alto rango de cada una de sus tribus, hombres relavantes y de renombre, en total entre las tres tribus habrían 30 curias (que es el número de varas que habían en las fasces que se han portado como símbolo en Roma a lo largo de su historia), cada una de estas curias tenía que proporcionar militarmente 100 hombres y 10 jinetes. Cuando se reunían las 30 curias se le denominaban los Comicios curiados. La equidad de voto y decisión permitía que fuera un organigrama más o menos democrático y su poder era decisorio para temas tan importantes como la política, los asuntos militares y la religión. 
El auténtico éxito de Roma fue la capacidad de organizarse política, militar y socialmente, de tal forma que a pesar de la figura del Regente cada uno de ellos aportó mejoras significativas en los diferentes campos y se realizaron tareas conjuntas que englobaron hechos tan importantes como el drenaje del pantano para construir el Foro Romano.
Este hecho a priori poco relevante en realidad es fundamental, ya que construyeron lugares de reunión, puntos de encuentro y localizaciones comerciales como foros o mercados que permitían la integración de festividades religiosas o la interacción entre miembros.
 
Es sencillo entender que en ese larguísimo proceso de más de 200 años, todo se amasó hasta componer una nueva ciudad, con sus murallas, su ordenamiento social y político y la adaptación de la religión o el comercio. Teniendo en cuenta que los etruscos eran ampliamente conocidos por su capacidad militar y comercial, es fácil entender porqué hallamos tantas reminiscencias eminentemente etruscas en el arte romano posterior o porqué hay variaciones entre las primeras tribus que enterraban u otras que incineraban hasta llegar a un sistema propiamente común. El arte etrusco se acopló y los dioses de unos y otros se sumaron conviriéndolos en lo que posteriormente conllevaría al Panteón romano clásico. Aun así en época republicana tardía se seguían practicando rituales ancestrales que derivaban de esas primeras tribus de las colinas de Roma, y la construcción de Templos recordaban a esa influencia helénica traída del Este por las polis que habían emigrado del Egeo a las costas de la península y que tanto habían interactuado comercialmente con etruscos y latinos, razón por la cual las tumbas etruscas recuerdan tanto a las micénicas o porqué se han hallado crateras y vasijas griegas en yacimientos originarios de estas tribus.
 
Todos recibieron influencias y se abrieron a ese nuevo mundo global y comercial, Roma no emergió como un champiñón, fue fruto de la evolución de diferentes tribus itálicas, algunas propiamente de la zona y otras llegadas del Norte o del Este que hallaron la necesidad de aunar sus esfuerzos para convertirse en lo que luego sería uno de los mayores imperios que ha dado occidente. Los aristócratas romanos y muchos emperadores se vanagloriaban de su pasado etrusco, sabino o latino, pero en cualquier caso esa nueva identidad cambió no sólo la identidad de la península Itálica sino el mundo.
 
 
Mireia Gallego
Mayo 2020
 
 
 
 

¿Te ha gustado el artículo? Dame tu opinión

Asunto: Roma Autor: Carlos Monclus Fecha: 12.05.2020

Muy interesante esta unión descrita de distintos pueblos para configurar la grandeza de Roma. Congratuló a Mireia por el artículo expuesto.

Asunto: Re: Roma Autor: Mireia Bloger Fecha: 12.05.2020

Gracias Carlos por tus comentarios ybpor visitar la página.

Nuevo comentario

 

Miembro de: